Tuve grandes entrenadores

29 Mar

En esta entrevista, contaremos con la opinión de Mariano “Geche” Geremía, quién sábado tras sábado se desempeña como Coordinador Defensivo del equipo. Nos contará como conoció la liga, que funciones cumple en el equipo y su experiencia luego de formar parte como entrenador del combinado provincial, Patricios, quien logró alzar el Tazón del Centro este año, tras vencer a Águilas de Córdoba.

¿Cómo fue tu experiencia en el fútbol americano, como lo conociste y como llegaste a la liga?

– En el año 1995, más precisamente el 20 de noviembre cuando un par de amigos míos se juntaban a ver por TV un partido de la NFL [Un juego en el cual se enfrentaban los San Francisco 49ers en casa de los Miami Dolphins, donde el equipo de California lograría la victoria por 44-20]. Desde ese día comencé a ver casi todos los partidos transmitidos por cable, empezando a entender cada vez más el deporte y terminar enganchándome. Para hablar de cómo llegué a la liga, primero debo contar que fui participante del equipo Los Ángeles, de la liga de Flag Football que teníamos, el cual se disolvió y pasó a ser Dragones. Después de unos años, nos enteramos con mi hermano de que había sido creada la FAA y nos decidimos a realizar el camp para poder ser parte de esta liga.

Tuviste la oportunidad de jugar en su momento en Osos, contanos en qué posición jugabas y hacenos un pequeño resumen de las características que tiene que tener uno para poder desempeñarse en ese puesto.

– En un principio en Osos jugaba de Fullback en el lado ofensivo, y de Linebacker en la parte defensiva. Para ser un buen linebacker, a mi criterio la característica más importante, y también la más difícil de obtener, es la lectura del juego, la capacidad de anticipar la jugada, lo cual solo obtenes a través de la experiencia que te brinda tanto jugar como ver el deporte. También es importantísimo la capacidad de tacklear y la actitud del jugador para no tener miedo, lo cual es fundamental principalmente para cualquier jugador defensivo.

Pasó tu etapa como jugador, y ahora estás a cargo de la defensiva en tu puesto de Coordinador Defensivo, describinos cuál es la función de un CD antes y durante los partidos.

– Durante el transcurso del año vamos creando un sistema defensivo, el cual vamos enseñando en todas las prácticas que son a lo largo del año para tener aceitado el tema a la hora de entrar a la cancha. Ya después, detallando contra qué rivales toca enfrentarse, uno va adecuando las formaciones y estrategias que más le serán útiles para contrarrestar las armar que tiene el adversario. Y durante los partidos, mi función es la de mantener la calma y el orden del equipo, además de llamar las jugadas, para que el capitán de la defensiva se las transmita a sus compañeros. Ejecutemos el plan de juego lo mejor posible, además de ir haciendo los ajustes sobre la marcha, para poder contrarrestar los ataques del oponente.

Tema aparte en una liga como la nuestra, que se encuentra en formación, es que debemos armar el equipo en base a los jugadores con los que contamos semana a semana, que debido a lesiones o distintos problemas tenemos días en los que contamos con jugadores muy poco o directamente sin experiencia en la posición y debemos abocarnos más precisamente a ellos para ayudarlos a formarse en una posición desconocida.

¿De dónde sacás los drills para entrenar? Experiencia propia de entrenadores previos o sos de buscar videos por internet de diferentes coaches del mundo?

– Un poco de todo la verdad, algunos los obtengo por internet, pero la verdad es que tuve grandes coaches a lo largo de mi carrera, quienes te enseñan muchísimos entrenamientos y detalles para la hora de desarrollar a jugadores, pero yo personalmente prefiero generar mis propios entrenamientos para adaptarlos lo más posible a la situación de partido que quiero practicar.

Fuiste parte del seleccionado provincial, Patricios, que enfrentó al mismo seleccionado de Córdoba, Águilas, contanos la experiencia de poder dirigir un seleccionado.

– Es muy lindo, por un lado tenes la oportunidad de jugar de 11 como en la NFL [En la FAA actualmente se juega con el formato 9v9], lo cual te agrega un montón de variantes, como mandar más gente en carga o plantear distintas coberturas y no quedar en desventaja frente al rival, y además cuando uno arma una defensa la imagina funcionando con jugadores específicos para cada posición, cosa que en un seleccionado uno tiene un abanico más amplio de opciones y permite elegir un jugador más apto a rendir de acuerdo a la idea que plantea cada coordinador para esa posición, en vez de tener que dedicarle meses a entrenarlo debido a la experiencia previamente ganada.

¿Qué le dirías a alguien que está pensando en empezar fútbol americano?

– No lo pienses mucho, hay una liga formada que está trabajando de forma responsable y es un deporte que requiere de plenitud física, por lo que no hay que perder el tiempo, Osos te está esperando y cuando quieras pensarlo te vas a dar cuenta que el tren ya te pasó.

Por Stefano Zucchi

Mathias Crespi, el futuro de osos

29 Mar

En la primera nota de este año, presentamos al portador del jersey número 16, Mathías Crespi, QB y uno de los capitanes de Osos Polares, integrante también de Patricios (combinado de la liga que como todos los años se enfrenta a las Águilas de Córdoba), y citado para Halcones, seleccionado Nacional.

¿Cómo conociste Football Americano Argentina?

“Estaba en una reunión de amigos y uno de ellos me comentó que se jugaba este deporte acá en Bueno Aires, que había una liga con árbitros, – ¡Me brillaron los ojos!- le pregunté donde y me dijo en Comunicaciones y así fue como conocí la liga FAA”

¿Cómo fueron tus primeros años?

“En 2007 comencé con el campamento de formación de menores y luego fui 2do pick de Coyotes cuando se jugaba de 7 jugadores, comencé como WR (receptor) y también de CB (corner). Paso todo 2007 y en 2008 me tocó ser QB (mariscal de campo), ese año ganamos todo lo que jugamos menos un partido amistoso.”

¿En 2012 te seleccionó OSOS POLARES que sentiste?

“En realidad fue medio incertidumbre porque cuando fue el día del COMBINE (Fecha en que los equipos de la categoría mayor prueban a los jugadores menores con el objetivo de incorporarlos al plantel de ese año), no habían demostrado mucho interés en convocarme, pensé que ni me iban a tener en cuenta. Hasta que escuché – con el 5to pick global: Osos Polares selecciona a Mathías Crespi- empezaron a aplaudir y viendo que anteriormente no recibí entrevista por parte del equipo fue realmente una sorpresa para mí. Al frente me esperaba un jugador de la franquicia con la Camiseta Azul distintiva de Osos. ¡Fue un momento que no podré olvidar!”

¿Te costó adaptarte al equipo?

“Quizás un poco porque de pasar del contacto en el campamento de mayores que me encontraba en un nivel mayor con respecto al resto de los demás aspirantes que jugaban hace 2 meses, era una gran diferencia. Cuando llegue a OSOS el cambio fue de pasar de golpearme con aspirantes, donde no era tan difícil, a golpearme contra jugadores como Brian Tomada o Rubén Córsico que tenían una gran técnica y fuerza, que me dejaban técnicamente tirado en el piso.”

¿Con respecto a los 10 años del equipo cumplidos el año pasado, cómo es para vos, cómo lo recibiste?

No sé. Los 10 años es ver a jugadores que recién comienzan como a jugadores que están desde su creación. Ver esto como un ciclo que se acaba de cumplir, que es importantísimo, y recordar lo que era la liga desde un principio, que eran 4 equipos, a lo que es ahora que son 6 y jugar de 9vs9, en césped sintético, con cámaras filmando y fotógrafos, es una cosa completamente diferente a lo que era en un comienzo, se notó el compromiso que tuvieron con el equipo y con FAA.

¿Cómo ves a nuestros jugadores de cara a la nueva temporada de FAA este año?

Los veo muy bien ya que tuvimos una buena camada de novatos en el 2014, la rompieron. Y mientras se mantenga la continuidad de los jugadores, que eso es lo primordial, más la llegada de los nuevos y la acumulación de experiencia de los veteranos, nos va a resultar muy favorable para encarar la temporada 2015.

Mathías en 2014 fue nombrado capitán producto de sus actitudes dentro y fuera de la cancha. También es un nexo entre la parte más veterana y la más joven del equipo, forjando así una unión más fuerte de sus jugadores.

Un jugador clave para Osos Polares, a quién durante la temporada pasada le tocó ser mariscal de campo; y que con sus corridas y pases a sus receptores hizo a la “Manada Polar” retomar la pelea para tratar de llegar a post- temporada.

Autor: Lucas Carrizo
Foto de tapa gentileza www.faarg.com.ar

Osos en el tazón del Centro V

29 Mar

El próximo domingo, 23 de noviembre de 2014, a las 16 hs, el combinado provincial de FAA, Patricios, estará jugando el quinta Tazón del Centro, recibiendo a Águilas de Córdoba en el club Champagnat.

Y como todos los años, varios jugadores de Osos Polares estarán integrando las filas patricias.

En la ofensiva, Brian Prigoshin será uno de los mariscales de campo del equipo porteño. Nuestro habitual centro Pablo Bianchi estará nuevamente en la línea ofensiva.

Del otro lado del balón, en la línea defensiva estará Nicolás Alberto, en la línea de linebackers uno de los Rookies polares, Lucas Falvella, y en la secundaria nuestro QB Mathias Crespi y otro rookie, Jan De Hoop.

Seis Osos tendrán el honor de defender el nombre de FAA y Patricios. Toda la familia polar los acompaña. Los invitamos a acercarse al Club Champagnat, General Pacheco 1351, Talar de Pacheco, para alentar al combinado provincial de FAA, Patricios, en un nuevo desafío.

Pasado por agua

26 Mar

En la fecha 5 del Torneo Mayor de FAA sólo se llevó a cabo el encuentro donde Osos Polares recibió a Corsarios y, en la que los visitantes vencieron 3 a 10. Logrando manejarse levemente mejor sobre un terreno muy complicado, debido a las lluvias intensas.

Luego de tres semanas sin actividad en el torneo, la Manada se enfrentó a un rival que venía de ganar todos sus partidos quedando como uno de los líderes y por lo que se suponía que daría una durísima pelea. Y, tras obtener esta victoria se posicionó como único puntero.

La primera arremetida le correspondió a Corsarios que comenzó ubicado en su yarda 24. Y a pesar de llegar con mucha confianza, su inicio no fue para nada productivo, en gran parte propiciado por la rapidez que mostró la defensa Polar en dos ocasiones con Jan Lucas De Hoop (CB) y Nicolás Moresi (LB) que los retuvieron en los primeros intentos dejándolos plantados a solo una yarda de avance, un posterior pase incompleto y, finalmente recurriendo al despeje.

De modo similar, el ataque de Osos Polares resultó menos satisfactorio y con errores que le costaron puntos en contra. Inicialmente tuvieron un buen avance, luego recularon, un false start los llevó a sus 14 yardas y después, con el equipo especial en campo, vuelven a sufrir un mal snap como en su primera presentación en la temporada que termina en safety. Para que sus adversarios, sin esfuerzo, abrieran el marcador 0 a 2.
Sin embargo, la defensa de la Manada es la que se perfilaba mucho mejor. Con los encabezados por Francisco López (QB) en el terreno, el primer down se efectuaba con el acarreo de Federico Poy (WR) quien fue tackleado por Christian Brangold (LB) en sus propias 25 yardas, aumentando en uno la distancia por recorrer. En su segundo intento, el mariscal decide avanzar él y un nuevo accionar de Moresi tackleándolo hace que López cometa un fumble, que acto seguido es atrapado por Matías Crespi (S), para devolver a la Manada al ataque.
Por lo que, Brian Prigoshin (QB) y su escuadra empezaron desde la yarda 25 de Corsarios. Pese a ello, continuaban sin encontrar su identidad de juego y si no hubiese sido por una renovación automática efecto de una falta personal cometida por la defensa en el último down, se hubiera tenido que ir sin cosechar ninguna ganancia. Sin mostrar signos de mejoría, su nuevo pack de cuatro intentos continuó presentando yerros, incurriendo nuevamente en un mal snap causando un fumble que afortunadamente fue recuperado por Kevin Golberg (RB) en las 17 yardas. Sin otra alternativa, el equipo especial se dispuso para patear al goalpost, el ejecutante Adrián Geremía anotaba y revertía el resultado a su favor por un punto, 3-2.
Pero, el mal desempeño en ofensiva no era exclusivo de Osos Polares. Los dirigidos por Cesar Liatti hasta el momento eran casi imperceptibles por sus prontas salidas, y esta ocasión no sería la excepción. Un fumble en su primer down, atrapado por Rubén Córsico en las 29 yardas de Corsarios, les dejo una salida relámpago.
Finalizando la primera etapa, ambos equipos comenzaron a generar mayor despliegue de juego. El conjunto de Hugo Ferreyra estuvo cerca de la end zone de sus rivales manifestando una mejora con Crespi abriéndose camino por el medio y consiguiendo en el primer intento un nuevo 1ro y 10. Posteriormente, solo lograron progresar hasta las 8 yardas contrarias.
No obstante, Corsarios que venía peor en sus acometidas, resultó ser más peligroso. En principio con los acarreos de Poy, y lo mejor en toda su presentación, el aéreo de López de 36 yardas a Tomas Kouba (WR) para el 1ro y 10. Un inicio poco favorecido, Brangold se dio el lujo de hacer retroceder al quarterback y capturarlo posicionándolo en la 2da y 14. Luego de dos pases incompletos, López optó por jugar su 4to down nuevamente con un aéreo, esta vez de 20 yardas y media para Kouba.
Pero sus primeros downs siempre se le complicaron, en esta oportunidad, un false start los dejó en las 21,5 yardas de Osos. El mariscal decidió darle actividad a Poy, quien con un acarreo transversal llegó hasta el 1ro y goal. Un nuevo false start los deja en las 7 yardas polares, Y con muy poco terreno por delante, López intentó una vez más con Kouba pero el novato De Hoop le puso fin a las ganancias de los Piratas al interceptar el balón a una escasa yarda de su end.
Para la segunda mitad, a las dificultades que afrontaba Osos Polares se le sumó las intensas lluvias que les impedían conectarse entre ellos. Sin ser suficiente eso, Poy, oficiando de CB, interceptó el balón y puso a su equipo ofensivo en el campo.
El ataque inició con corridas de Poy, un pase que recepciona Maximiliano Casas (TE) y que los ubica en las 24 yardas de Osos. Después el QB acarrea el balón tres yardas para cuatro intentos más, que no van a tener mayor trascendencia al igual que el posterior ingreso de Osos Polares.
Pero la defensa de Corsarios también quiso hacerse presente. Con la unidad de Prigoshin adentro, no se pudo generar peligro y el equipo especial tuvo que ingresar; con muy poca fortuna, cometieron un false start que los reculó a sus 14 yardas seguido de un fumble return del que se apoderó el linebacker Facundo Mazzini, con el que aumentaron la diferencia a 3-8. Y, mención aparte para el extra anotado por Poy, en el efectuaron un amague al goalpost y el WR/CB tomó el snap y se dirigió al end zone por derecha poniendo el marcador 3 a 10. Resultado con el que finalizó el partido.
En el tiempo restante, Osos Polares tuvo mayor posesión del balón. En la última ofensiva de la Manada y del encuentro, obtuvieron una rápido renovación con el acarreo de Prigoshin. Luego la situación se hacía más dificultosa, retrocedieron, cometieron fumble, un pase incompleto, sólo restaba un intento. Osos la jugó hasta el final y en ese down, el mariscal se inclinó por un aéreo, para nada desacertado, de 35 yardas para su receiver, el TE Nicolás Moresi, que los ubicó en las 5 yardas de los Piratas y 4 downs más de esperanza.
Pero el esfuerzo no alcanzó para revertir el marcador que permaneció intacto.

La victoria se la llevó Corsarios que, lejos de mostrar un gran juego, supo sacar ventaja de los errores de sus adversarios.
Por su parte, Osos Polares tiene una semana libre en la que tendrá que enfocarse y aprovechar para corregir todas sus inexactitudes y yerros tanto en ofensiva como en equipos especiales, que fueron los determinantes en sus dos presentaciones.

Por Pamela Lemuz

Sín victoria, pero con una gran batalla

25 Mar
Derrota en el clasico
El football americano volvió a Comunicaciones. Luego de tener varias postergaciones por lluvias, la temporada finalmente dio inicio este domingo, día especial debido al encuentro del seleccionado argentino de fútbol en el Mundial Brasil 2014.

Con la semana 1 por recuperar, Osos Polares hizo su primera presentación frente a su clásico rival Tiburones, al que no logró vencer y cayó por la mínima diferencia de 14 a 15.
La Manada efectuó su debut en el segundo turno de la jornada, un marco magnifico para el cierre ya que estos dos equipos se conocen mucho y siempre brindan un gran partido atractivo para los espectadores.
El kick off estuvo a cargo de Osos Polares por lo que, después del mismo, Tiburones inició su ofensiva desde las 33 yardas contrarias.
Si bien ningún equipo tuvo un buen arranque, los Escualos fueron los que peor rindieron; cometieron dos false start y en su 3er intento por iniciar, Allan Kotliar (QB) se vio frustrado por Christian Brangold (LB) primero tackleando a su corredor y luego capturándolo antes de que pueda hacer su pase, no solo dejándolos sin ninguna chance de avanzar sino que también logrando que reculen, para finalmente recurrir a un despeje que deje a su adversario lo más lejos posible.
Por su parte, los conducidos por Brian Prigoshin (QB) presentaron un juego menos trabado pero con poco resultado. Su despliegue se basó en lo aéreo, sus dos primero intentos resultaron escasos en cuanto a yardas por recorrer; luego de un pase incompleto, Prigoshin optó por correr el mismo pero fue tackleado sin conseguir el 1ro y 10.
La segunda puesta en marcha de la ofensiva de Tiburones no duraría mucho. Kotliar decidió ir por tierra con Augusto Bazán (RB) y no obtuvo ganancias, en su 2do down vuelve a hacer la misma jugada pero Bazán incurre en un fumble en la yarda 31 que es recuperada por el atento Adrián Geremia (LB), que de esta forma regresó a los dirigidos por Hugo Ferreyra al ataque.
Esta vez, Osos Polares prueba con los acarreos. La línea ofensiva favoreció el correcto andar de Kevin Golberg (RB) que obtuvo 9 yardas en dos intentos. En el 3er down, Prigoshin direccionó su pase a Mathias Crespi (WR) que consiguió renovar downs dejándolos en las 16 yardas de Tiburones. Y situados a corta distancia, el mariscal se jugó por un aéreo a Alfonso Mejia (WR), que se introdujo por el lateral izquierdo, recepcionó dentro del end zone. Abriendo el marcador 7-0, con el extra convertido por Pablo Giglio.
Esta racha continuaría, el equipo especial de la Manada comandada por Giglio que ejecutó el kickoff consiguió que sus oponentes empezaran desde sus propias 22 yardas. Tiburones sin encontrar su ritmo de juego y reincidiendo en faltas retrocedían en su campo. No obstante, la defensa Polar fue muy importante desde la presión que le ejercían; Brangold aumentando el terreno por recorrer de los Escualos, Jan Luca De Hoop (CB) frenando sus acometidas, malogrando pases de Kotliar y, una vez más no le dejaron otra alternativa que acudir al despeje. Y en esta instancia no se hicieron ausentes los equipos especiales polares, con mucha agilidad taparon el balón en el inicio del puntapié, recuperándolo en las 22 yardas de Tiburones.
Rápidamente ingresó la ofensiva de Prigoshin y de la misma forma adquirieron su segundo touchdown, en esta ocasión, con el acarreo de Golberg también por su lado izquierdo. Con el extra anotado por Giglio, la Manada aumentaba la diferencia 14 a 0.
De a poco, los Escualos comenzaron a reaccionar. Con el balón en su posesión, empezaron a generar peligro por tierra con Bazán que ganaba en cada intento y, tan solo dos le fueron suficientes para cosechar su 1ro y 10. La táctica siguió con Bazán pero al no dar resultado, Kotliar le dio actividad a sus receptores alcanzando buenos beneficios; Diego Tilger con 5 de ganancia y Federico Maurice con 10 para una nuevo serie de 4 intentos.
Ubicados en las 19 yardas de Osos Polares, en la defensa de la Manada fueron vitales Brangold y De Hoop para evitar que sus rivales se acercaran a su end. Y, al parecer la mejora de Tiburones venia en detrimento de la de Osos.
Luego de finalizar los Escualos con su ofensiva, la Manada iniciaba la suya en su terreno desde las 13 yardas. Por una infracción deben retroceder, una salida con Golberg los deja aún más cerca de su zona, a 5,5 yardas. En esta jugada, Giglio, guardia derecho y pateador, resultó lesionado y debió abandonar el campo de juego. Una corrida del mariscal los llevó nuevamente hasta sus 13; seguidamente, en cuarto intento, el snap de su centro de punt Rubén Córsico, que sale desviado y largo, deriva en un safety que le dan sus primeros tantos a Tiburones, 14-2.
A partir de ese momento, las cosas serían más claras para los dirigidos por Allan Kotliar. El quarterback le dio presencia a quien conoce muy bien Matías Bezruk (RB), y no le falló en absoluto. Emprendieron su ataque desde los 32 de su terreno y en su 1er down se apoderó del balón y no paró hasta llegar los 37 yardas de sus adversarios, obteniendo una renovación. Una nueva salida con Bezruk les dio un pequeño avance, con 2 y 8 por delante, esta vez la cosecha sería vía aérea con un pase a Agustín José Barraquero que no detuvo su andar hasta las 13 yardas de Osos, frenado por Stefano Zucchi (LB), consiguiendo de todas formas otros 4 intentos para su equipo.
Con poco campo por delante, el descuento se continúo por tierra nuevamente con Bezruk haciéndose cargo y protegiendo el ovoide, primero llegando a los 10 y luego para dejarlos a escasas 6 yardas de la zona de anotación. Para cerrar esta arremetida, Kotliar optó por enviarle un pase a Gonzalo Paz Videla (WR) que no decepcionó y la atrapó dentro de la zona, reduciendo la diferencia a 14-9. Resultado con el que se fueron al entretiempo.
En la segunda mitad, Osos Polares no dejó de dar pelea. En esta oportunidad, protagonizado por Golberg y la línea ofensiva que, en varias oportunidades, le permitieron al running back que acarreara por el medio para luego abrirse campo por los laterales. Arremetidas que arrancaron desde los 32 propios, que incluyeron dos renovaciones, finalizando su acometida en las 23 yardas contrarias. Pero, la defensa se puso firme, dijo basta y no permitió que la Manada continuara su despliegue.
En esta parte, solo habría lugar para una anotación más. Y fue para Tiburones, la cual derivo del despeje efectuado por Osos y en el que Antonio Coleman mostró un amplio dominio en el terreno colocando a su escuadra en las 15 yardas de Osos. El resto, Kotliar aplicó la formula que le dio grandes resultados, por tierra primero con Bazán y luego con el infaltable Bezruk en dos ocasiones; con el conteo 4 yardas, 1 y gol y el broche de oro, respectivamente. Concluyendo con el que fue el marcador final de 14 a 15 a favor de Tiburones.
Osos Polares brindó su mejor juego y no se la hizo para nada fácil a su adversario, intentó y por momentos encontró el lado débil de los Escualos. Pero, sus contrincantes fueron más efectivos y se llevaron la victoria por la mínima diferencia, adjudicándose su primer triunfo en esta temporada 2014..

Por Pamela Lemuz

No se pudo robar el tesoro

25 Mar
Caida frente a Corsarios
La victoria de la decimoquinta fecha se la llevó Corsarios al ganarle a Osos Polares por 41 a 21. Con este triunfo, los Piratas se mantienen entre los tres de arriba, presentando un muy buen nivel en esta temporada. Por el otro lado, la Manada no consigue obtener una conquista que lo saque del fondo de la tabla.

Un clima espectacular en el club Comunicaciones para recibir un partido importante para ambos equipos, Corsarios para continuar dentro de los primeros puestos y, Osos para jugarse sus últimas chances de lograr un lugar en los playoffs.
El primer ataque le correspondió al conjunto de negro que partieron desde su yarda 5. Con dos acarreos avanzaron hasta las 12 pero, por cometer un holding tuvieron que retroceder a la yarda 6. En su tercer intento, Nicolás Alberto, muy atento, no dejó reaccionar al mariscal Federico Poy y lo llevó hasta su end zone para cosechar de esta forma los primeros puntos de la Manada con el safety, 2 a 0 se abrió el marcador.
Con una muy buena presentación de la defensa Polar, Corsarios tuvo que recurrir al despeje. Luego de éste, Osos emprendió su arremetida en las 38 del campo contrario. Con las garras afiladas, en pocos acarreos consiguieron obtener el 1ro y 10 tras la llegada del propio QB Brian Prigoshin hasta las 24 contrarias. Sin desaprovechar ninguna oportunidad, ubicados en los 19 rivales y en su último intento, el running back Juan Ares intentó a los postes, lo convirtió, pero por formación ilegal no fue convalidado y el equipo tuvo que recular. Pese a ello, Ares volvió a patear a los postes y esta vez sí marcó un gol de campo de 34 yardas, poniendo el tanteador 5-0.
Nuevamente con la posesión del balón, los Piratas tratan de romper la defensa Polar, pero éstos no les permitieron siquiera que abandonaran su campo de juego y por downs terminaron con su ataque.
El turno ahora sería para los locales, quienes, sin perder ritmo, se adjudicaron el primer touchdown del partido en su tercer intento, jugada que partió con un pase directo de Prigoshin para Ares, quien luego corrió 38 yardas y recibió el balón casi dentro de la zona de end. Además de ello, concretó el punto extra y aumentó la diferencia a 12-0.
Después de dos ingresos sin obtener ningún resultado, el escuadrón ofensivo despertó y estando muy cerca, a 4 yardas de la zona de anotación, Tomás Kouba abrió la cuenta de su equipo 12 a 7, con el extra marcado por Rodrigo Zagni. A partir de este momento, se comenzaron a vislumbrar errores en lo que hasta ese entonces se había mostrado una atenta, rápida y segura Manada.
Con una oportunidad que dejó pasar Osos, el conjunto dirigido por Cesar Liatti continuó desplegando su tropa, arrancaron desde su yarda 11 y con un acarreo ganaron 7 yardas, en las dos siguientes, la defensa los frenó pero por una infracción que les cometieron, avanzaron hasta las 21 yardas de su campo. Y todo lo que al principio les había costado, Poy como todo buen líder se hizo cargo del timón y emprendió su hazaña adquiriendo dos renovaciones, la primera al llegar a sus 35 yardas y acto seguido piso terreno polar para posicionar a los suyos en las 30; en su siguiente intento, delegó el mando a su compañero Kouba que no defraudó y anotó un touchdown. Elevados en confianza, marcaron dos puntos con un aéreo que recibió Juan Cruz Elizalde, pasando a ganar 12 a 15.
Osos Polares perdió la concentración y esto les iba a costar muy caro, sin conseguir nada en su turno, Corsarios volvió al ataque. El fullback Elizalde, con un acarreo se encargo de ubicarlos en las 11 de la Manada. Por una falta tuvieron que retroceder 10 yardas, pero eso no impidió que Poy luego ingresara por el medio en la zona de anotación. Y ampliara las diferencias a 12- 21. Una oportunidad le quedaba a Osos pero, no se produjeron modificaciones y se fueron al descanso.
En la segunda mitad, la escuadra al mando de Hugo Ferreyra inició jugando en la yarda 21 de su rival. Al no conseguir progresar, en su cuarto intento Ares volvió a hacer empleo de una efectiva patada para convertir un gol de campo que les permitió mantener la ilusión, acortando la brecha 15 a 21.
Sin embargo, los piratas no se detuvieron, iniciaron su ofensiva en sus 25. Luego de un acarreo de 5 yardas, Elizalde consiguió renovación tras otro acarreo que culminó en las 40 yardas. En las posteriores jugadas, hizo su aparición Maximiliano Casas en primera instancia ganando terreno hasta los 31 de su adversario y luego, marcando un touchdown luego de recibir pase de su QB. De este modo el tanteador ascendía a 15- 28, con el extra anotado por Zagni.
Pero, la Manada no se daría por vencida fácilmente, en el despeje de Corsarios Rubén Corsico atrapó el balón y posicionó a Osos en las 36 contrarias. Por una infracción que sufren, avanzan hasta los 26. Una mala salida los lleva a retroceder a los 38 de su campo, al siguiente intento Prigoshin es derribado por Daniel Andreotti. En la jugada consecutiva, el mariscal optó por pasarle nuevamente a Ares, quien se aferró al balón y no se desprendió de él hasta pisar la zona de end de sus adversarios para poner el 21 a 28.
Una nueva posesión del balón por parte de la horda de negro sería suficiente para acabar con el desempeño de la Manada. Arremetieron desde los 39 de sus oponentes. Con dos acarreos Poy consiguió el 1ro y 10. Y, en los próximos intentos el avance continuó hasta los 21, una vez más, el capitán Poy resguardó la ovalada hasta depositarla en tierra firme y dejar el marcador 21 a 35.
Por el lado de conjunto de azul ya no habría más puntos. Por el contrario, a Corsarios le quedaban aguas por recorrer, parados en las 29 yardas de Osos, con un acarreo de Kouba ganaron apenas dos yardas. En el siguiente intento, el pirata Poy, lejos de tener una pierna de palo, se abrió camino por el lateral y no paró, consiguió el touchdown y sentenciando el partido 21 a 41.
Osos Polares no se pudo robar el tesoro de los Piratas, perder la concentración y caer en faltas hizo que el encuentro se les hiciera cuesta arriba. Pero, no hay que sacarle el merito a Corsarios que logró revertir la situación y desplegar su excelente juego. A la Manada solo le resta disputar sus últimos encuentros, primero frente a Cruzados y después le toca contra Legionarios..

Por Pamela Lemuz

La victoria es del primero que anota

25 Mar
Caida en el clásico
La décimo tercera fecha arrancó con el segundo encuentro del Clásico de los Fundadores, y como en el primera vuelta, si bien no fue por el mismo resultado, Tiburones se quedó con la victoria frente a Osos Polares por 27-0.

De este modo, los Escualos se afianzan en lo más alto de la tabla de posiciones. Mientras que la Manada, al obtener una nueva derrota y no salir del último puesto, se les complica aún más las posibilidades de conseguir un lugar en los playoffs.
Un día con temperaturas bajas parecería que haría que la Manada se moviera en su ambiente natural. Así comenzó, con una primera mitad en donde los que se batían en un verdadero duelo eran las potencias de ambas defensas, que demostraron ser la parte más activa y con mayor eficiencia en sus participaciones.
La salida en el kickoff de Osos posicionó a Tiburones en su ataque inicial en sus propias 30 yardas. Con la ausencia de su habitual mariscal de campo Alan Kotliar y en su lugar Tomás Goñi Guerrero, la ofensiva tuvo que acomodarse. En el primer intento, sólo consiguieron 3 yardas, frenados por Adrián y Mariano Geremia. En el segundo, avanzaron 5 yardas por tierra y en los próximos intentos los Escualos hicieron uso del tiempo muerto producto de una muy buena barrera que plantearon los visitantes, y en la que cabe destacar a Edgardo Noriega, Nicolás Alberto y Ulises De Luca que lograron sofocarlos.
Ahora el turno de sería del conjunto de azul, partiendo de los 39 en su campo, pero si su defensa fue muy buena, la de los locales resultó ser más funcional al lograr que su ofensiva volviera al campo de juego después del tercer intento, luego de que Mariano Smilaski atrapara el pase que Brian Prigoshin dirigía a su wide receiver.
Se dio una nueva chance de rearmarse para Tiburones, pero acá, la defensa polar afirmaría su poderío. Posteriormente al incipiente ataque en el que sólo avanzaron dos yardas, Matthew Trumbull devolvió el ataque a su equipo al recuperar el balón.
Acorde a lo que se venía mostrando, toda la primera etapa se caracterizó por los vaivenes en las salidas de las ofensivas de ambos equipos. Lo único que hay por acentuar por el lado de los Escualos es una sola renovación, que a su vez estuvo deslucida porque se mantuvieron dentro de su campo, empezaron en 26 yardas y después simplemente recularon hasta sus 9 y medio yardas. Por otra parte, los dirigidos por Hugo Ferreyra intentaron sumar en los palos desde los 30 rivales pero la ovalada se quedó en la puerta y que de haber entrado habría sido significativo; más tarde, casi hacia el final, estuvieron muy cerca de la zona de end adversaria con acarreos que empezaron desde los 19 y medio de Tiburones descontando en 14 y medio, 9 y medio, pero este progreso finalizó por el free safety Fabio Garibaldi Diniz cuando atrapó un balón perdido en la yarda 9.
Con estos hechos, claramente, el protagonismo lo tuvieron ambos sistemas defensivos que mantuvieron sus marcadores en cero y trataron de que sus ofensivas tengan mayores posibilidades de anotación, volviéndolos al campo de juego y obstruyendo el avance del rival en los momentos justos.
En la segunda mitad, la Manada empezó el ataque en los 11 de su terreno, ganó yardas, consiguió renovar intento, pero aún así, en su última oportunidad recurrió al despeje porque no pudo salir de su campo.
Luego de la patada del tight end Pablo Catala, la cuadrilla de rojo se posicionó en sus propias 12 yardas. En su primer intento retrocedió a los 11, pero en el segundo Augusto Bazán con una sola corrida le dio al equipo una renovación. Acto seguido, Goñi desde las 38 yardas suyas volvió a darle el balón a Bazán quien rompió con la sólida defensa Polar abriéndose del medio hacia afuera y terminó ingresando en el end rival cosechando sus primeros puntos. Para completar la jugada Mariano Smilasky fue el encargado de convertir en los palos dejando el marcador 7-0.
A partir de este momento, todo se haría cuesta arriba para la Manada. Su segundo ataque iniciaba con dificultades, arrancaron desde sus 9 yardas y por una infracción retrocedieron cinco. Con una aéreo fueron hasta los 10, en el próximo volvieron a los 9 y una nueva falta los llevó a sus 4 yardas. En este último intento sufrieron un safety obtenido por Nicolás Lange para poner el tanteador 9-0.
Sin dejar respirar a sus adversarios, el conjunto al mando de Fernando Falluca y Guillermo Herrera, con salida desde sus 32, tímidamente avanzó dos yardas, en la siguiente, Garibaldi recibió el aéreo proveniente de Goñi en los 30 opuestos y de allí inició su andar sin parar hasta anotar un touchdown ampliando la diferencia a 15-0.
Por cada reacción en la que aparecía Osos, hasta en la que conseguía la 1st & 10, Tiburones los acorralaba obligándolos a recurrir al despeje y por más que estos después los ubicaran en su propio campo, ellos disfrutaban de hacer nados largos. Partieron de sus 11 yardas, Goñi lanzó un aéreo para Bazán que se deslizó por todo el campo de juego concretando un nuevo touchdown y dejando al equipo arriba por 21-0.
Pero acá no se terminarían las hazañas de los Escualos, con más tiempo por delante, dieron una rápida salida a la ofensiva de los visitantes y se dispusieron a arremeter nuevamente. Un jugador muy importante en este enorme cambio que demostró la desválida ofensiva del primer tiempo fue Bazán, en esta oportunidad emprendieron desde sus 19 yardas y él asumió las responsabilidades, en principio logrando renovar luego de dos acarreos. Y a continuación, colocándolos en los 39 de su terreno. Esta vez, Goñi optó por buscar a Smilasky quien respondió favorablemente ingresando en la zona de end y clavó el marcador en 27 a 0.
Si nos basamos en el dicho que dice la victoria es de quien convierte primero, esto es totalmente aplicable a este encuentro en donde, si bien en la primera etapa fue más una pelea de las defensas, la ofensiva Polar fue levemente mejor y estuvo cerca de convertir puntos. Sin embargo, en la segunda Tiburones consiguió marcar primero, desestructuró todo lo bueno que había mostrado la Manada y desde allí no se cansó de visitar el end de sus rivales.
Osos Polares tendrá dos semanas para enfocarse en el próximo partido en el que enfrentará a Corsarios, que se ubica tercero en la tabla de posiciones. Y por delante, le resta disputar dos partidos más que fueron reprogramados a causa de las lluvias, primero frente Cruzados y luego ante Legionarios..

Por Pamela Lemuz

Cruzada victoriosa

25 Mar
Derrota en la décima
El cierre de la fecha diez tuvo como ganador a Cruzados al vencer a Osos Polares por 14-0, con este resultado los locales se afianzaron en la punta junto a Corsarios. Y, cabe recordar que este es la primera vez que ambos equipos se miden en esta temporada, debido a que en su momento, no disputaron su partido de primera ronda por las lluvias.

Con un clima totalmente fluctuante entre oscuridad, breves caricias del sol y lloviznas, este fue el marco en el que se desarrolló el encuentro entre estos equipos y, del mismo modo brindaron su espectáculo.
El primer ataque estuvo a cargo de la Hermandad, comenzaron desde sus propias 27 yardas y tras varios acarreos lograron llegar hasta las 29 contrarias, pero no lograron más que eso, en buena parte, porque la defensiva de la Manada realizó un complaciente inicio. Por el contrario de su ofensiva que, al momento de estar ellos en el campo, no les fue bien y no consiguieron salir de su terreno, tal es así que, en último intento hicieron empleo del punt, para dejar lo más alejado posible a sus adversarios. Sin embargo, el wide receiver de Cruzados Mauro Scala la recibió en su yarda 38 y avanzó sin dificultad hasta los 29 opuestos.
En ese lugar donde había finalizado su primera arremetida, el conjunto de verde no desperdiciaría su oportunidad y esta vez llegaría al objetivo. Pero el paso a paso fue el siguiente, el cornerback polar Mathias Crespi, atento, frenó rápidamente el primer intento de su contrincante, que sólo obtuvo 3 yardas. Por infracción, la Hermandad tuvo que retroceder 5 yardas, desde los 32 de la Manada, avanzaron con acarreos, primero con Scala, hasta la 14, frenado por Facundo Vivante; luego, la salida del QB Thomas Haberl fue con Joaquín Salto Lastra y nuevamente el, para este partido linebacker, Vivante fue quien dio alto, pero en esta ocasión, los hizo recular 4 yardas. Finalmente, Pablo Jali ingresó por el punto ciego de la defensa, luego de haber recibido un aéreo y concretó el touchdown para el 7-0, el extra fue marcado por Santiago Palacios.
Por el momento, la defensa Polar no dejaba que sus rivales ingresaran fácilmente y su ofensiva trataba de dar batalla, pero en frente tenía una barrera muy complicada de romper. Ubicados en su propia yarda 26, intentaron ganar terreno por el lateral con Tobías Fogo, pero se encontró con el tackle de Pérez Curiel, quien sólo cedió 2 yardas. En el segundo intento, la salida fue con el fullback Brian Tomada quién se enfrentó con un varios jugadores de verde y logró llegar hasta los 35. Por infracción de los defensores, los visitantes fueron a la 40 en la siguiente jugada. Sus posteriores intentos no alcanzaron mayores beneficios y no les quedó otra que recurrir una vez más al despeje.
Con el balón en poder del conjunto dirigido por Luis Jiménez, partieron desde las 11 de su sector con Joaquín Salto Lastra, que progresó por tierra 5 yardas. La posterior salida a una jugada incompleta sería la realmente valiosa, Haberl optó por lanzar un pase aéreo a Scala, que no fue para nada erróneo porque corrió todo el campo de juego por la banda izquierda y concluyó su travesía en la zona de end para ampliar el marcador 14-0, con el extra anotado por Palacios.
El tiempo restante de la primera etapa fue un ataque para cada lado pero ninguno conseguiría nada, a decir verdad, hasta acá se acabarían los puntos en todo el partido, de modo que se fueron al descanso.
Si bien no se llegarían a descontar o ampliar las diferencias, en la segunda mitad la cuadrilla al mando de Hugo Ferreyra mostró un mejor despliegue de juego, a tal punto que estuvo muy cerca, a escasas 4 yardas de achicar el tanteador. Su ofensiva logró poner nerviosos al banco de la Hermandad en toda esta parte.
Se llevaron una victoria pero con un sabor amargo porque, a pesar de no haber bajado la intensidad que ofrecieron al principio, la defensa de la Manada se posicionó con firmeza y no dejó que sus oponentes volvieran a poner un pie en su end hasta finalizar el encuentro.
Osos Polares hizo una buena presentación ante un rival muy fuerte. Por lo pronto, la siguiente fecha la tiene libre, por lo que tendrá dos semanas completas para continuar puliendo sus tácticas, ponerse en condiciones, seguir dando pelea a sus adversarios y remontar en la tabla.

Por Pamela Lemuz

Dura caída al fondo

25 Mar
Tras la derrota el equipo quedo último en la tabla
Osos Palares cayó ante Jabalíes por 27 a 6 en esta novena fecha. De esta forma la Manada acumula tres derrotas consecutivas y se ubica último en la tabla de posiciones. Por otra parte, los Porcinos, luego de habérsele negado la victoria con cuatro derrotas y un empate en la fecha pasada, cosecharon por fin su primer triunfo y le escaparon al fondo de tabla.

El encuentro de estos equipos fue el que dio inicio a la jornada, en la que el sol sólo brilló para Jabalíes que dijo presente, se tomó revancha de aquella derrota ante Osos por 7-6 en la tercera fecha y manifestó sus deseos por obtener un lugar en los playoffs.
Osos arrancó atacando pero pese a que lograba avanzar sobre el terreno de sus adversarios no consiguió más que ello porque la defensa de enfrente con reacciones precisas frenó a la Manada.
Con el balón en su poder, el conjunto de blanco se dispuso al combate, sin embargo, en este primer intento no mostró nada más que indisciplina, los errores que cometieron dieron la impresión que el equipo no arremetería con dureza.
Para la mala fortuna de los locales, esto se dio vuelta en su segundo ataque, en el cual, si bien siguieron cometiendo infracciones, rompieron con la defensa polar que al principio mostró ejercer buena presión y que además sufrió la baja de uno de sus linebackers, Ulises De Luca, al parar a su contrincante con un tackle; continuando con su marcha, el intento frustrado del Luciano Lettieri queriendo ingresar por el medio, se concretó en la posterior jugada que partió de la yarda 5 contraria para ingresar él mismo por el lateral derecho y marcar los primeros 6 puntos del partido.
Con respeto a éste, la ofensiva de la manada no causó mayores preocupaciones, fue muy débil y con rápidas salidas sus participaciones. En éste sentido, su defensa fue la responsable de que el resultado se mantuviera 6 a 0 y que no se incremente la diferencia hasta el final de la primera mitad.
Para la segunda parte del encuentro, el juego poco lúcido pero suficiente que mantuvo arriba a Jabalíes mostró una contundencia desde el inicio. La salida de kick off de Osos fue recibida por Patricio Fittipaldi en su propia yarda 34, cargó con ella y no paró hasta llegar a la zona de end para ampliar el marcador 12 a 0.
Con este resultado adverso, la cuadrilla de Hugo Ferreyra se conservó en un sopor del cual les costó despertar, cayeron en los errores e infracciones que les produjeron retroceder en sus leves arranques.
En cambio, los porcinos incrementaron su ritmo y supieron aprovechar las equivocaciones de sus rivales, que ahora los colocaba en la yarda 17 y, lo que el safety Luis Durante consiguió demorar, prontamente el mariscal Lettieri lo encaminaría nuevamente con Juan Manuel Sesto para aumentar la brecha, y esta vez, cambiando al pateador Tomás Grois por Lettieri, sumaron de a 7 poniendo el tanteador 19 a 0.
La escuadra de azul sin ninguna reacción, cedía sus oportunidades de ataque, y enfrente no perdonaban. Luego de obtener el balón en la yarda 34 polar, avanzaron con varios acarreos, primero con Lettieri, después Alejo Nicolás Córdoba, hasta cumplir el objetivo final, el touchdown anotado por Alejandro Bonomo para el 25 a 0.
Con un panorama bastante embarrado, la Manada consiguió vislumbrar un halo en el mal despeje de Jabalíes y, posicionados en la yarda 9, obtuvieron el descuento en los pies de Tobías Fogo. Confiados, intentaron sumar dos puntos en la conversión, pero el pase que salió de Brian Prigoshin fue previsto por Tomas Gallo dentro de su end zone y corrió todo el terreno de juego hasta anotar los dos puntos para cerrar una muy buena primera victoria por 27 a 6.
En el próximo encuentro, Osos Polares tendrá como adversario a Cruzados, Esta semana será muy dura, deberán demostrar su potencial mejoría frente a un contrincante que se ubica tercero en la tabla y que no se los va a ser nada fácil..

Por Pamela Lemuz

Durísimo choque con un clásico rival

25 Mar
Derrota contra Tiburones en la septima
La jornada de la fecha 7 culminó con el encuentro entre Osos polares y Tiburones. La contundente victoria de los visitantes por 36 a 12 sobre la manada los colocó entre las primeras posiciones. Mientras que los locales se ubican antepenúltimos en la tabla.

Con la tarde cayendo y las temperaturas bajando, el equipo Escualo se encargó de traer calor sobre el campo de juego y como siempre fueron un férreo rival.
Si bien arrancaron atacando, no consiguieron nada en esta primera parte, pero, la pronta salida de la ofensiva Polar con un safety para el 2-0, le dio la posibilidad de mostrar lo que se vendría. En este contexto, en segundo ataque que comenzó desde las 35 yardas de sus oponentes, Mariano Smilasky corrió y se abrió campo eludiendo a su marca para atrapar el pase proveniente de su mariscal Allan Kotliar y concretar así sus primeros tantos en la zona de end con punto extra incluido, 9 a 0 se abría el marcador en favor de Tiburones.
Al igual que en el ataque, la defensa del conjunto rojo no evidenció ninguna fisura, muy segura y con movimientos rápidos se ocupó de no ceder terreno a sus adversarios y devolver a su equipo a la ofensiva. La táctica que les resultó fue la que emplearon ganando por los laterales, tal como en la primera, ampliaron la diferencia esta vez con un pase a Matias Bezruk que ingresó y sumó 6 para poner el tanteador 15 a 0.
Por otra parte, el conjunto Polar no logró encontrar su propio ritmo juego y por consiguiente no represento mayores dificultades para sus rivales. Sin embargo, un fumble recuperado por Brian Tomada en el segundo intento de Tiburones, hacía parecer que el equipo empezaba a despertar. Con el balón en su poder y dispuestos para el ataque, Smilasky acabó de una forma eficaz con la incipiente pugna de la Manada, al interceptar un pase lanzado por Brian Prigoshin.
De esta forma, la unidad dirigida por Fernando Falluca volvió a acometer, luego de lograr obtener varias yardas y posicionarse en la 35, nuevamente Bezruk se apropio del balón lanzado por Kotliar y amplió la brecha 22-0, con punto extra de Smilasky. Sin más nada por destacar, los Escualos se fueron al descanso exhibiendo un despliegue estupendo.
Para la segunda mitad, Osos comenzó con la posesión de la ovalada pero no consiguió nada positivo. No así sus oponentes, que sin sacar el pie del acelerador, continuaron cosechando puntos y esta vez con anotación de Fabio Garibaldi Diniz y completó la conversión Smilasky para el 29-0.
La unidad al mando de Hugo Ferreyra, con este resultado tan adverso, no se dio por vencida y después de obtener varias yardas desde las 30 propias, Rubén Córsico logró descontar en el tanteador y dejarlos 27 – 6 abajo.
Pero, la dupla afianzada de Kotliar – Bezruk se encargó en la siguiente jugada de prolongar las distancias y dejarlos 36 a 6, sin olvidarnos de Smilasky que es la otra parte importante al momento de sumar en los palos.
Pese a ello, hasta allí llegarían las anotaciones por el lado de los visitantes. El turno ahora sería del conjunto de azul, quienes con un cambio de mentalidad, avanzaron desde su propia yarda 27 y con una arremetida valiosa consiguieron romper con la dura defensa y llegar hasta la yarda 6 de los Escualos. Desde esta posición, en su tercer intento Brian Prigoshin, después de varias frustraciones, entró por el medio y se sacó las ganas que venía acumulando y los situó finalmente 36 a 12.
En los que restó del encuentro, Osos manifestó un cambio positivo en sus dos frentes. Desde la ofensiva, ganaron metros que en la primera parte del partido les resultaron muy difíciles pero aún con esta mejoría no adquirieron más puntos. Por el lado de la defensa, propusieron una reacción más rápida de la que venían mostrando y ejercieron buena presión limitando el avance de sus contrincantes.
Con el impetuoso y constate ataque de Tiburones y la variante en la Manada Polar, se vivió un muy buen segundo tiempo, realmente atractivo para los que se encontraban presentes.
La siguiente fecha Osos Polares tiene fecha libre y la aprovechará para convencer no sólo a los demás, sino a ellos mismos que son capaces de dar mucho más batalla a sus oponentes.

Por Pamela Lemuz