Entre infortunios y desatenciones

13 Ago

Una nueva fecha se disputó en el club Champagnat, la Manada no pudo vencer a Cruzados y cayó por 9 a 28, en el cierre de la de jornada.

El comienzo de la ofensiva Polar tuvo una desafortunada salida relámpago luego de que un pase de Mathias Crespi fue interceptado por Victor Botto (LB), que la devolvió hasta las 27 yardas de Osos en la repetición del primer intento.

Por su parte, Cruzados hizo sufrir a su adversario. La arremetida la produjeron a través de acarreos alternados entre Nicolás Crespo (HB) y el propio mariscal Joaquín Pérez Curiel, quienes lograron quebrar en cada intento por el centro a la defensa hasta llegar a la cuarta yarda, de la cual no pasaron, el último down, salvados por Brian Prigoshin (S) que consiguió la deflexión de un pase que iba directo a la end zone.

De forma análoga, en esta oportunidad, Osos obtuvo excelentes resultados con corridas del líder Crespi, renovó intentos dos veces y sumó a su haber 39 yardas. Situados en las 43 rivales, Crespi, luego que se escapara de un defensor, alcanzó a visualizar a Guillermo Herrera (WR) dentro de las cinco yardas rivales, y luego éste cosechó los primeros puntos del equipo al ingresar en la zona de anotación, 6-0 se abrió el tanteador.

No obstante, la alegría duró muy poco, los dirigidos por el coach Luis Jiménez ganaron terreno con un pase a Nicolás Saettone, un acarreo de Pérez Curiel los llevó a pisar campo contrario; una vez más, el avance por tierra del mariscal los posicionó en las 28 yardas. Posteriormente, el touchdown devino de un aéreo a Pedro Urzúa que se hallaba en la end zone; sumado al extra marcado por Santiago Palacio, la Hermandad revirtió el resultado a 6-7.

Sin encontrar el rumbo Osos Polares, los de en frente sacaron provecho de cada ingreso al campo. Con un sólo intento obtuvieron el primero y diez a través de Saettone, Pérez Curiel consiguió la segunda renovación; después del intento con Saettone y en el que fueron penalizados, Cruzados cosechó su segundo touchdown mediante un pase que fue ligeramente desviado por Prigoshin y que cayó en la manos de Agustín Ristori, que transformó en puntos, 6 a 14 se incrementó la diferencia.

A pesar de las tentativas de la Manada, el protagonismo se lo llevó la Hermandad. Un ingreso, una anotación, en esta oportunidad, el escurridizo Pérez Curiel se llevó la gloria. Sólo dos downs le fueron suficientes para conseguir introducirse en la zona de anotación, en un embarque que comenzó desde sus propias 33 yardas, sin el extra convertido, el marcador se puso 6-20.

El final de la primera mitad culminó con el ataque de Osos en el que además de no poder salir de su campo también sufrieron la captura de su mariscal por Emerson Martínez (DL).

El segundo tramo transcurrió de igual forma, si bien Cruzados no consiguió transformar todas sus intervenciones en puntos, la superioridad fue notoria desde el arranque. Los artilugios iniciaron con envíos a Urzúa para el primero y diez, la presencia de Crespo se hizo presente, primero intentando acarrear el balón y luego en una jugada en la que amagan un avance por tierra, Crespo recibe el handoff y luego le envía el ovoide a Marcelo Steinborn (WR); nuevamente Steinborn es la opción de juego, se ubican en las 24 polares, El mariscal se hace cargo y obtiene la renovación, y finalmente un aéreo a Urzúa corona toda la acción para el 6-26.

La mala fortuna de la Manada continuó, Pérez Curiel también presente en la defensa de su equipo intercepta el balón y pone otra vez a su unidad ofensiva en el campo pero no movieron el tanteador. De la única forma en la que Osos consiguió sumar puntos fue por medio de un field goal. Previamente, el ovoide había sido recuperado con una intercepción de Alfonso Mejía (S) y devuelta hasta las 17 yardas contrarias. Con las cercanía al end rival, hubo un cambio de mariscal, Prigoshin tomó el puesto y jugó con Crespi de receptor en un pase que los dejó a escasas 3 yardas, Sin embargo, Ariel Pérez Molina (DL) captura a Prigoshin, y luego sólo recularon, por lo que Pablo Giglio ejecutó la patada a los palos para disminuir la diferencia a 9-26.

Sobre el final del encuentro, un lujo más se adjudicó la Hermandad. Después de haber finalizado su ataque con una patada fallida a los postes, la defensa capturó al mariscal en las 6 yardas polares y posteriormente Martínez cosechó un safety, 9-28 fue el resultado que dio por terminado el partido sin que la Manada pudiera hacer más.

Osos Polares tendrá dos semanas para continuar puliendo sus estrategias antes de enfrentarse a Jabalíes por la fecha diez, en el cierre de la jornada.

Por Pamela Lemuz

 

 

Ultimos por un punto

05 Ago

Osos Polares fue derrotado 14-13 por Legionarios, en la apertura de la fecha siete de la temporada regular. La manada sólo obtuvo un triunfo frente a Corsarios, por lo que se posiciona último en la tabla.

Después de unos días cargados de intensa lluvia, el sábado de football americano en Pacheco se enmarcó de un clima templado y soleado para recibir una nueva fecha en la que se enfrentaron Legionarios y Osos Polares, ambos buscando despegarse del fondo de la tabla.

La Legión arrancó muy imprecisa, su primera presencia no tuvo repercusión alguna. Empezando desde sus 28 yardas sólo se movieron una, el resto de los downs culminaron con pases incompletos, para luego finalizar con un despeje.

En cambio, para los encabezados por Mathias Crespi (QB) su ataque inicial despues de la devolucion de punt resultó ser muy eficaz. Sólo dos intentos le fueron suficientes al corredor panameño Luis Cigarruista para cosechar los primeros puntos de Osos; en principio hasta las 37 yardas frenado por Tomás Carrillo, pero posteriormente nadie consiguió detenerlo, transportó el balón poco menos de mitad de campo por la banda izquierda hasta la zona de anotación. Completando la jugada, Pablo Giglio anotó el extra y el tanteador se abrió 0-7.

No obstante, la Legión mostró carácter en busca del descuento, en combinaciones de jugadas aéreas con Franco Francheschetti y Tomas Carrillo (WRs), y terrestres mediante César Ramirez (RB) esta unidad logró dar avances firmes y aunque no obtuvo nada en este drive, sí lo conseguiría en el sucesivo a la ofensiva polar de salida rápida.

Los dirigidos por Fabián Sanchez dieron comienzo a su arremetida desde sus propias 40 yardas, Ramirez en dos oportunidades ganó terreno mediante acarreos para el tercero y dos, pero la renovación llegó por una salida en falso de la defensa de Osos que le cedió cinco yardas. La nueva serie de intentos fue provechosa con el empleo de sus receptores: Carrillo y Martín Dietsch, este último con la máxima capitalización de 18 yardas para el primero y diez. En continuacion, Ramirez se introdujo por los huecos en el medio hasta llegar a la yarda siete. El posterior ataque fue con Dietsch, que los colocó a pasos de la end zone de sus adversarios; la coronación de todo este desarrollo concluyó en las manos de Francheschetti tras el pase de su mariscal. Con el extra convertido por Ignacio Ambuso, el parcial quedaba empatado en siete.

No solo consiguieron anotar sino también recuperaron el balón después de ejecutar el kickoff. Sin embargo, en esta oportunidad la defensa polar se plantó segura y no dejó pasar a nadie; Cigarruista que impidió los acarreos de Ramirez y, Pablo Zamora en la captura del mariscal. A pesar del esfuerzo de la defensa de la manada, su unidad ofensiva no se movió más allá de una yarda.

Quien sí saco ventaja de su ingreso fue la Legión, las variantes le dieron resultado, en esta ocasión las reversas fueron la clave. Partieron desde las 37 rivales, llegaron a las 22 y una vez más, la reversa con Alan Sanchez sorprende por izquierda y logra ingresar a la zona de anotación, sumado al extra de Ambuso, el conjunto dorado revirtió el marcador 7 a 14.

Con el tiempo que le restaba a la primera parte, Osos Polares intentó sumar puntos. El avance por tierra con Cigarruista en principio resultó para llegar a sus 37 yardas pero, en la siguiente, el defensor Guillermo Funes, que ya había sido anteriormente importante impidiendo el ataque de la manada, hizo recular a Cigarruista hasta el punto del cual empezaron su drive. En consecuencia, Crespi optó por un pase a Nicolás Moresi hasta las 41 propias; Brian Tomada luego quebró por el medio a la defensa y obtuvo para su equipo una nueva serie de cuatro intentos. Con el tiempo por consumarse, un directo a Moresi los posiciona en las 27 de Legionarios, la ofensiva persistió vía aérea. Después de un incompleto, el balón fue interceptado pero para fortuna de Osos, el tiempo se había terminado.

En el inicio de la segunda mitad, Osos Polares se mantuvo en el mismo ritmo y tuvo una rauda salida generada por el defensor Funes que colocó a su ofensiva en el campo. A su vez, la Legión tampoco pudo ampliar la brecha luego de su último intento en el que decidieron patear a los palos desde las 22 yardas.

El desarrollo de esta segunda parte fue mucho más parejo, ambas ofensivas alargaron su estadía en el campo. Por el lado de Legionarios, las ganancias vinieron por aéreos a Dietsch y en los que la D polar dificultó su progreso. Así también los subsiguientes avances, gracias a Stefano Zucchi y Zamora en la reversa de Sanchez. Luego de tres renovaciones lentas y sin ningún resultado, el turno de atacar le correspondió a Osos.

De la misma forma con un final diferente, los dirigidos por Hugo Ferreyra se situaron en su yarda 14. Los intentos se iniciaron con Cigarruista, con pocas yardas por delante para conseguir el primero y diez, Tomada agarró las riendas y se introdujo por el medio hasta llegar a las 27 yardas propias manteniendo a su equipo dentro. Haciendo lo suyo, Crespi conectó con Moresi en las 28 yardas de sus rivales; luego volvieron a intentar con Cigarruista pero sólo recorrió dos yardas, Crespi fue quien sí capitalizó su acarreo por el lado izquierdo hasta que lo frenó Ignacio Sincich (FS) en la yarda siete rival. Finalmente, Crespi visualizó a Brian Prigoshin sólo en la end zone y le envió un pase que disminuyó la diferencia a 13-14. Lamentablemente el punto extra se iría apenas ancho, desperdiciando la oportunidad de empatar el encuentro.

El tiempo simplemente dio lugar a una ofensiva para la Legión pero no modificaron el marcardor, por lo que el resultado terminó con victoria de los dirigidos por el coach Fabián Sanchez.

La manada estuvo a punto de conseguir el empate e ir en busca del triunfo en el over time, sin embargo la realidad fue otra.

Promediando la mitad de la temporada regular, Osos Polares sólo obtuvo una victoria y deberá ajustar varios detalles para volver a enfrentar a Cruzados en el cierre de la próxima fecha.

Por Pamela Lemuz

Derrota y errores varios

21 Jul

El Clásico de los Fundadores tiene dueño, Tiburones venció por 7-34 a Osos Polares y suma su tercera victoria en la temporada, que los posiciona punteros en la tabla. Por su parte, la manada polar no consigue dar pasos firmes.

 
El sol radiante y un cielo completamente despejado sobre el campo del Club Champagnat brindaron un excelente clima otoñal que acompañó todo el desarrollo del encuentro, y a tono con ello, estuvieron los escualos.

Osos ganó el sorteo y decidieron arrancar con su primer ataque. Con lo que no contaban era con una salida rápida. Ubicados en su yarda 30, la marcha inició con el acarreo de Luis Cigarruista (RB), quien no pudo obtener ninguna ganancia. Posteriormente, Mathias Crespi fue capturado por Blas Lux (DL) que los dejó tres yardas más atrás; una vez más, Cigarruista transportó el ovoide a cinco yardas de la renovación, no obstante, emplearon el despeje en su último down.

Luego el turno fue de Tiburones, que ingresó con un tropiezo por formación ilegal que los hizo recular cinco yardas hasta sus propias 20. Pero esta unidad siempre tiene los dientes afilados, Matías Bezruk (RB) dio el primer avance, poco, solo dos, gracias a la atenta mirada de Guillermo Herrera (SS). Sin embargo, las contiguas arremetidas con Augusto Bazán (RB) no solo los sacaron del segundo y trece, sino que obtuvieron la renovación. En el segundo intento de esta nueva serie, recibió el handoff de su mariscal Allan Kotliar, sus compañeros le abrieron camino y logró introducirse por izquierda, en una corrida que no culminó sino hasta llegar a la zona de anotación. Tras varios inconvenientes en el extra, Tiburones abrió el marcador 0-6.

La posterior entrada de Osos dejó entrever yerros que sufriría en el resto de la primera mitad. La manada intentó ganar terreno mediante el acarreo, en dos downs obtuvieron un total de siete yardas con Nicolás Aguirre; acto seguido, Crespi es capturado por Fernando Falluca (FS) y los hace retroceder hasta casi volver a empezar con un solo down restante. En esta circunstancia, la mejor opción siempre es posicionar lo más alejado posible al rival, pero en este despeje, Tomás Mandelli devuelve por derecha con una corrida de poco más de mitad de campo para colocar el 0-13, extra convertido por Mariano Smilasky.

Después de la devolución del kickoff, en la que cometieron infracción, Osos se ubicó peligrosamente en su yarda 5; Cigarruista los aleja hasta las ocho. El riesgo continuaba latente y en el siguiente intento, un fumble que es recuperado por la defensiva escuala los dejó muy cerca de su propia zona de anotación.

Los liderados por Kotliar ya posicionados, tuvieron dos intentos poco productivos, en el primero solo avanzaron una yarda, en la siguiente retrocedieron hasta las 13 por invasión de zona neutral y, aun así, con su poderío terrestre obtuvieron otro touchdown marcado por Bazán; por lo que, luego del extra anotado por Smilasky, la diferencia aumentó a 0-20.

Todo se le hizo cuesta arriba a la ofensiva polar y la primera parte aun no terminaba. Desde su yarda 28, Crespi comenzó el ataque haciendo empleo de la alternativa aérea pero, durante la jugada, por conducta antideportiva de la defensa de Tiburones, les dieron 15 yardas y por lo tanto fue renovación automática. Ahora en las 43, la capitalización de las yardas llegó mediante Nicolás Moresi hasta las 37 contrarias; el acarreo de Cigarruista los colocó tres más por delante, y en su último down, el intento de pase se frustró con la intercepción de Mandelli que la atrapó en sus 28 y continuó su rumbo hasta las 44 yardas de la manada. Para empeorar aun más la situación, por penalización ganaron 15 más.

Mientras que, por parte de los dirigidos por Kotliar, en cada ingreso de la unidad ofensiva a pesar de que al principio siempre tuvieron un traspié, dominaron el avance por tierra. Luego de una infracción, se fueron al primero y quince, a partir de ahí las corridas fueron de Bazán y Bezruk, para finalmente ser Bazán quien consiguiera renovar intentos. Posteriormente, solo dos down fueron suficientes para llegaran a la end zone y una vez más, mediante Kotliar y su corredor más efectivo, Bazán. Con lo que, el resultado de 0-27 evidenció una contundente superioridad de Tiburones.

Y la situación no mejoraría para Osos, durante su serie ofensiva, los acarreos con Cigarruista eran mínimos, el mariscal fue capturado por el Herrera tiburón, y si algo les faltaba, un mal snap en el punt dejó a la defensa muy comprometidos, en su propia yarda 10.

Los encabezados por Kotliar no desperdiciaron la oportunidad, en el primer intento un pase a Mariano Smilasky los hacía festejar un nuevo touchdown, que fuego no fue convalidado pero que dejaba de manifiesto que no bajarían su ritmo. Dos downs después, lo que anticiparon lograron concretarlo con avances terrestres de Bazán que incrementó aun más la diferencia a 0-34.

No obstante, Osos Polares no se iría con su tanteador en cero. Los puntos llegaron de la mano del equipo especial en la devolución de la patada de salida. Cigarruista fue el encargado de devolver el balón, sorteando a sus adversarios y corriendo gran parte del campo de juego hasta la zona de anotación, tras el extra de Pablo Giglio, el resultado quedó 7-34.

Para la segunda mitad no se efectuaron modificaciones en el tanteador pero sí hubo puntos a destacar en Osos Polares.

La ofensiva de la manada tuvo poca participación, lo más cerca que estuvieron de conseguir una anotación fue, luego de una renovación a través de acarreos, por medio de pases a Moresi y Jan Lucas De Hoop que los dejó a escasas cuatro yardas, aunque no consiguieron transformarlas en puntos. Y, a su vez, tampoco se vieron los errores fatales que le permitieran sacar provecho a sus adversarios.

Por otro lado, la unidad ofensiva de Tiburones no logró ser tan punzante como antes, Bazán no consiguió tener la misma penetración, y también aprovecharon la ventaja obtenida  para cambiar de corredor e intentar quebrar la defensa con Bruno Minnozzi. Y en esto tuvo que ver el cambio notorio de la defensa Osos, la primera línea entró mucho más segura, los linebackers se hicieron mucho más presentes; Nicolás Moresi, Christian Brangold y Brian Tomada fueron muy importantes en esta segunda parte. Esta unidad, recuperó un balón, hizo bastante más trabajoso el ataque de los escualos y no permitió que se introdujeran en su zona de anotación. El equipo especial también contribuyó a ello, los arrinconaron entre sus 5 y 10 yardas, dejándoles prácticamente casi todo el terreno por recorrer.

Este encuentro fue de lo más duro que enfrentó la manada polar y, de ahora en adelante, ya habiendo todos los equipos tenido la oportunidad de corregir aspectos y perfeccionar otros, serán mucho más subidos de nivel. La semana siguiente, Osos Polares tiene fecha libre y deberá trabajar mucho y ordenar a su ofensiva para la próxima fecha siete en la que recibirá a Legionarios, en la apertura de la jornada.

Por Pamela Lemuz
Foto de Tapa: www.ososfootball.com

Ni el tiro del final

13 Jul

Derrota de Osos Polares frente a Jabalíes por 10 a 7. La manada no consiguió sostener la ventaja sobre su rival, y perdió en el último minuto del encuentro. Un partido que fue válido por la cuarta fecha de esta temporada 2015.

 
Ambos equipos llegaron a esta instancia con las ansias de obtener su segunda victoria, y ratificar el buen desempeño que obtuvieron cada uno en su último partido, respectivamente, con la emoción de que el juego se trasmitiría en vivo por streaming en TyC Sports, la popular señal deportiva nacional, por primera vez en la joven historia de la liga.

Los porcinos comenzaron con la posesión de balón, en este su primer ingreso se mostraron muy desatentos y sufrieron en dos ocasiones false start que los llevaron a recular su avance, que pese a haber logrado estirar su permanencia dentro del campo de juego con una renovación, su segundo drive culminó con una intercepción de Christian Brangold (LB) en las 29 yardas polares.
No obstante, la ofensiva de la manada no fue nada diferente a lo expuesto por su adversario, cometieron el mismo error y la misma cantidad de veces. Quienes sí estuvieron en mejor performance fueron los de su bando defensivo.
Con los encabezados por Luciano Lettieri (QB) nuevamente adentro, los que se destacaron se encontraron en frente, Lucas Falvella (LB) que no les cedió ni una yarda y, posteriormente Iván Raíces (DL) que tampoco permitió que su rival Nicolás Caferatta (HB) pasara la línea de scrimmage. Las pocas yardas que ganaron fue vía aérea con Axel Jaikin, detenido por Daniel Payer (DE). En su último intento, cometieron un false start y luego solo recurrieron al despeje.
Por su parte, la unidad ofensiva de Osos manifestó una leve mejoría. En principio por el acarreo de Mathias Crespi (QB), y después la conexión del mariscal con su receptor Brian Prigoshin en las 37 yardas propias, con el que consiguieron el primero y diez. Pero su segunda secuencia no fue nada productiva, un acarreo de Luis Cigarruista y luego un aéreo para Alfonso Mejía (WR), solo los colocó a tres yardas más por delante; casi les interceptan un pase y únicamente les quedó optar por el despeje.
Pero Jabalíes, casi en paralelo, mostró tener más precisión con los avances terrestres de Caferatta y en dos oportunidades con Lettieri, con los que adquirieron cuatro nuevos intentos. Los porcinos trataron nuevamente con los acarreos pero esta vez, Brian Tomada (DE) y Cigarruista fueron los encargados de impedir con firmeza cualquier intento de Caferatta y Lettieri, por lo que solo les resto patear el balón y dejar lo más lejos posible a su rival de su zona.
Y como en todo el desarrollo, la paridad que exhibieron los equipos fue muy sincronizada. Al inicio del ataque de Osos, Viviano Romero (NT) logra recuperar el balón que anteriormente había sido casi interceptado por su compañero Juan Manuel Sesto (FS), para que su unidad de ataque vuelva al ruedo. Sin embargo, los festejos de los porcinos duraron muy poco; en esta ocasión, fue Mejía quien recuperó el ovoide para la alegría de la manada, que no fue completa ya que un silbatazo inadvertido privó al salvadoreño de la posible devolución para TD.
Los dirigidos por Hugo Ferreyra se situaron en las 17 yardas propias, disminuyeron el campo por recorrer con corridas de Cigarruista hasta las 21 yardas, y cuando parecía que por fin se abriría el marcador con un touchdown de Mejía luego de recibir un pase, éste no fue convalidado por formación ilegal.
A la primera parte solo le quedó un ataque por cada lado pero ninguno alcanzó a sacarse ventaja, por lo que se fueron al intervalo con el tanteador en cero.

En el arranque de la segunda mitad, los comandados por Crespi cosecharon el tan deseado touchdown. La hazaña inicio con el acarreo de 12 yardas de Cigarruista para el primero y diez, Crespi dio los primeros avances terrestres, prosiguieron con Cigarruista hasta los 37 de Jabalíes, una nueva salida con el running back los posiciona en las 25 de su adversario luego de que Cigarruista esquivara el tackle de Franco Pellechia (LB) con un gran salto. Y finalmente, Lucas Carrizo cosecha la anotación con la recepción del pase que llevó hasta la end zone, 0-7 quedó el marcador, con el extra de Pablo Giglio.
El ingreso de Jabalíes mostró la frustración luego del TD de su rival, incurrieron en faltas personales, false start, un pase incompleto, nada les salió bien. Quien se hizo cargo de la situación fue Sesto, que en la siguiente posesión de Osos, interceptó el balón en las 43 yardas de la manada y la devolvió hasta las diez.
Solo diez yardas tenían los porcinos por delante para intentar igualar el resultado. Pero no fue nada fácil, Caferatta los acercó hasta las cinco yardas frenado por Brangold; luego todo se complicó, una vez más optaron por los acarreos con Caferatta, no obstante, Tomada los hizo retroceder a las ocho yardas. Acto seguido, cometieron dos false start consecutivos que los ubicaron en las 18 yardas, con el intento del mariscal por avanzar, solo consiguieron ganar tres yardas y, desde esa distancia, tuvieron que conformarse con un gol de campo convertido por Lettieri, achicando la brecha a 3-7.
El resto del partido transcurrió similar a la primera mitad, faltas personales; Jabalíes que ganaba la posesión del balón mediante la intercepción de Tomas Gallo (CB), inmediatamente era recuperada por la manada a través de Prigoshin; pero nada que indicara peligro, hasta los últimos minutos.
Sobre el final del encuentro, Osos Polares perdió en la ofensiva a Cigarruista que se fue expulsado por doble conducta antideportiva.
Solo un minuto le restaba al partido, la manada tenía que sostener la poca diferencia que habían conseguido hasta el momento. En frente tenían a la unidad ofensiva de los porcinos que se encontraban en las 25 yardas polares. En los primeros intentos logran mantenerlos inmóviles. A continuación, Raies y Tomada detienen al mariscal en las 23 yardas; un solo intento les quedaba a Jabalíes y no lo desaprovecharon, una conexión de Lettieri con Patricio Fittipaldi (RB) los deja a escasas tres yardas. Con cuatro nuevos intentos, solo dos fueron suficientes para que finalmente Caferatta ingresa por el medio a la zona de anotación, luego del extra de Lettieri. Solo habría tiempo para que Sesto interceptará el desesperado intento de Crespi de buscar la hazaña. El encuentro culminó 10 a 7.
Osos Polares acarició muy de cerca la victoria, sin embargo, Jabalíes supo arrebatarle el encuentro en el último minuto.
La próxima semana, la manada buscará recuperarse frente a un durísimo adversario en el tradicional Clásico de los Fundadores, Osos Polares ante Tiburones, que cerrarán la jornada de la quinta fecha.

Por Pamela Lemuz
Foto de Tapa: Ososfootball.com

Lo que cuesta, vale

29 Jun

Osos Polares conquistó su primera victoria de la temporada ante Corsarios, con un ajustado marcador de 32 a 31, en la apertura de la segunda fecha del torneo regular.

 
La síntesis podría describirse como el clima, lluvia si, lluvia no, Corsarios al frente, Osos al frente… Éste fue el marco en el que se desenvolvió todo el partido, pero la intensa lluvia final sólo alivió y refrescó a la manada con el triunfo.

La posesión del balón arrancó en manos de Corsarios, con acarreos de Fernando Olea (RB) que consiguió la renovación. Luego los avances terrestres fueron con Juan Elizalde (FB), quien daría muchos problemas a su rival en todo el desarrollo del encuentro; cuatro nuevos intentos, una renovación automática por falta de la defensa, los ubicaron a escasas 7 yardas de la zona de anotación. Una vez mas Elizalde rompiendo con la defensa y, Federico Poy que se hizo cargo de la única yarda que los distanciaba del touchdown, cerraron su ingreso inicial 0-7, tras la conversión de Tomás Kouba.

Luego de una pobre devolución de patada inicial y la infracción cometida por Iván Raies, la ofensiva polar comenzó desde sus propias 5 yardas. Pese a este mal arranque, Mathias Crespi (QB) logró una excelente ganancia por tierra de 44 yardas, en donde fue frenado por Kouba. Con cuatro downs a su disposición, sólo el primero fue necesario para que el acarreo efectuado por Luis Cigarruista (RB) llegara a la end zone, más el extra convertido por Pablo Giglio, el tanteador quedó en 7-7.

Pero este resultado se mantendría así solo un momento. Después de un ataque por cada lado, la oportunidad fue para los dirigidos por el coach Cesar Liatti; una ofensiva que se hizo fuerte con las corridas del propio mariscal y, aun mas, con las de Elizalde, obtuvieron su segunda anotación avanzando desde las 35 yardas contrarias y aumentaron la diferencia a 7-13.

En esta ida y vuelta de anotaciones, las faltas jugaron un rol importante en la lucha de ambos equipos por mantener la distancia en el marcador.

Si bien en ocasiones la unidad de ataque polar se mostró imprecisa, parecía que luego de observar que su rival tampoco cosechaba una mayor ventaja, salía al campo mucho más seguro y rompía fácilmente con la defensa de los piratas. En esta ocasión, solo dos down bastaron para pasar al frente; el acarreo inicial de Cigarruista de 5 yardas hasta las 23 propias y, luego un aéreo recepcionado por Alfonso Mejía (WR) que corrió más de la mitad de cancha para colocar el 14-13, con el extra anotado por Giglio.

Con el poco tiempo restante, Corsarios comenzó su última arremetida poco productiva que culminó con la intercepción de Cigarruista, y como si eso fuera poco, su entrenador recibió una penalización de 15 yardas que ubicó a la manada en las 32 adversarias.

A pesar de que no se pudo sacar provecho en esta oportunidad, Osos Polares finalizó la primera etapa mejor perfilado.
 
En el arranque del segundo tiempo los dirigidos por Hugo Ferreyra continuaron con la buena racha. Iniciaron su ataque en las 30 yardas propias, y pese a que los primeros downs no fueron de mucha ganancia, las dos corridas posteriores de Crespi fueron las que le dieron la ventaja a la Manada, en el último acarreo el mariscal recorrió 51 yardas, poniendo el 20-13.

La reacción de Corsarios fue rápida, uno de los máximos generadores de ganancias terrestre, Elizalde, comenzó con 7 yardas hasta los 28 de su adversario; en el segundo avance casi logra entrar en la end zone pero fue frenado por Brian Prigoshin en el primero y gol. Solo fue momentáneo, en la siguiente Poy encontró el hueco por el medio y consiguió marcar el 20-19.

En esta segunda mitad, cada entrada de las unidades ofensivas iba firmemente a: buscar el descuento y revertir el resultado en el caso de Corsarios y, seguir sumando y continuar en ventaja por parte de Osos.

Y así lo hicieron los capitaneados por Crespi, con su corredor Cigarruista como principal opción de juego, en un solo intento ganaron 9 yardas, para luego ser el mariscal quien consiguiera la renovación. En el siguiente down, Cigarruista logró quebrar la línea defensiva por el centro y luego continuó su recorrido por la banda izquierda sin parar hasta pisar la zona de anotación y colocar el 26-19.

Continuando con el vaivén de touchdowns en el que incurrieron, el turno fue para Corsarios, en el que nuevamente Elizalde se encargó de dejar muy bien posicionado a su equipo, pero esta vez fue en la devolución de patada donde sorprendió al equipo especial de Osos que no pudo detenerlo sino hasta llegar a las 19 yardas de la manada. Desde este lugar, Poy amagó salida con Elizalde y aprovechó que la línea defensiva se abrió para introducirse por entre medio de ellos y pasar derecho en la end zone. La brecha se disminuyó a la mínima diferencia, 26 a 25.

El siguiente ingreso de la ofensiva de Osos Polares, aunque produjeron situaciones y la renovación de intentos en dos ocasiones, no fue suficiente para que alcanzaran a concretar puntos que le dieran un respiro y alejarse de su adversario.

Por su parte, los encabezados por Poy no dejaron pasar la oportunidad y, como en todo el partido, las jugadas se efectuaron entre la combinación de Poy-Elizalde, ambos fueron los que llevaron el rumbo de su unidad. En este caso, fue el full back quien revirtió el resultado y los posicionó al frente con una anotación. Con poco tiempo por delante, el tanteador pasó a ser 26-31.

Y la última palabra se la quedó la manada. Habiendo estado la mayor parte del partido saboreando la victoria, no la iba a dejar pasar así como si nada. Los escasos minutos corriendo y la intensa lluvia no fueron impedimentos para que Osos venciera una vez mas la defensa de sus oponentes.

Posteriormente a unas jugadas llevadas a cabo por Cigarruista y Crespi, la conexión del mariscal con su receptor Prigoshin mediante un aéreo de 33 yardas los ubicaron a solo dos de la anotación. Finalmente, Crespi coronó toda esta acción con su ingreso en la end zone, y clavó el marcador 32 a 31.

La manada defendió este resultado hasta el final y se retiraron triunfantes del partido que abrió la jornada de esta segunda fecha.

La siguiente semana, Osos Polares tiene fecha libre y será importante para que puedan ajustar detalles en la defensa que sufrió mucho las jugadas terrestres que impuso Corsarios con Juan Elizalde. Esta puesta a punto será pensando en su próximo rival Jabalíes, por la cuarta fecha de la temporada.

Por Pamela Lemuz
Foto de Tapa: Cortesía www.faarg.com.ar

Luchando hasta el último segundo

22 Jun

Llegó el frío y con ello el comienzo de la tan esperada onceava temporada de Football Americano Argentina. Por la primera fecha se enfrentaron Cruzados y Osos Polares, encuentro en el que resultaron victoriosos los locales por 28-21.

 
Osos Polares se midió frente a un duro rival en el primer partido de la jornada, el último y bicampeón Cruzados, quienes arrancaron con la posesión del balón desde sus propias 19 yardas. En esta ofensiva del conjunto vestido de verde, las jugadas se vieron frustradas por una efectiva defensa de la manada que sólo les cedió unas pocas yardas y los obligó a realizar un despeje en su último intento.

Pero los errores de Osos empezarían a aparecer, en principio con un false start, luego un fumble cometido por Brian Prigoshin y el posterior recupero de la posesión de Franco Sudiro. En este nuevo avance por parte de Cruzados, el equipo, con la recepción de Pedro Urzúa (WR), consiguió abrir el marcador, 7-0 con la conversión de Palacios.

El turno de atacar ahora estaba del lado de la manada, que al igual que su adversario, no encontraba un buen rumbo; con los acarreos de Nicolás Aguirre (RB) frenados sin ninguna ganancia, la única forma de ganar terreno fue mediante un aéreo para Prigoshin (WR). Un nuevo pase no daría el resultado esperado, la intercepción de Joaquín Perez (LB) sellaba la escasa arremetida polar.

La escuadra liderada por Tomás Haberl (QB), ubicada en las 35 yardas contrarias, obtuvo un excelente avance con su halfback Joaquín Salto y su llegada a las 13 yardas logrando renovar intentos. Pero luego de ganar un par yardas nuevamente con su corredor, sólo efectuó un pase incompleto y un acarreo detenido por Jan Lucas De Hoop (CB), quien después salvó a su equipo en el último intento en el que Cruzados se dispuso a patear a los postes impidiendo que lo concrete.

Nuevamente con el equipo ofensivo en el campo de juego, las tres renovaciones que consiguió la manada mostraron su mejoría. El primero con el avance terrestre con Aguirre, el segundo vía aerea con De Hoop y, finalmente, por su líder Mathias Crespi (QB) que restó yardas por recorrer en dos oportunidades. En el tercer intento, lo más lejos que llegó fue a las 32 yardas de su adversario. Posteriormente sufriría otra intercepción de Perez Curiel, que echó por tierra el buen trabajo de Osos.

El siguiente ingreso de Cruzados no fue significativo, y mucho menos lo fue el de Osos que volvió a caer en una intercepción que lamentaría en el siguiente ataque de los dirigidos por el coach Luis Jiménez. La jugada comenzaba un poco complicada con la pérdida del balón por parte de Salto pero que lograban recuperarlo; después de un pase incompleto, Haberl conectó con su receptor derecho, Urzua,  posicionado dentro de la zona de anotación. De esta forma, con el extra convertido por Palacio Santiago (K), aumentaron la diferencia a 14-0.

No solo su ofensiva fue tomando impulso sino que su unidad encargada de la defensa también se mostró mas certera, Sebastian Abbruzzini (LB) interponiéndose en los aéreos y, por otra parte, Perez Curiel y Victor Botto (LB) en la captura del mariscal Crespi. Con el ovoide en sus manos, Haberl le envió un pase de casi 30 yardas a Agustín Ristori (WR), que se encargó de transportarlo hasta obtener la anotación; sumado a ello el extra de Palacio, Cruzados marcó el 21-0.

Sin embargo, la manada no se iría con su tanteador en cero. Con poco tiempo para finalizar la primera mitad, consiguieron situarse cerca de la end zone luego de la gran devolución de kickoff de Alfonso Mejia. Consiguieron anotar el descuento mediante un pase de Crespi a Nicolás Moresi. De modo tal que se fueron al intervalo 21-7 con la posterior conversión de Giglio.

En la segunda parte del partido, Osos volvió a sufrir una intercepción de Perez Curiel y, al igual que en la anterior, ésta también le traería un efecto negativo. Después de dos primero y diez, un pase a Marcelo Steinborn (WR) colocaba a Cruzados a solo dos yardas de la máxima puntuación, que indefectiblemente culminó por ser una anotación, otra vez de Urzua. Una vez más el extra de Palacio contribuyó en el incremento de la brecha, 28-7.

Cuando todo aparentaba que sería una victoria abultada de Cruzados, los dirigidos por Hugo Ferreyra empezaron a despertar. Desde su defensa, Prigoshin, Guillermo Herrera (SS), y Pablo Zamora que capturó a Haberl, fueron fundamentales para frenar el avance de su rival.

Sin perder tiempo, su escuadra ofensiva también ingresó con mayor seguridad. En esta oportunidad, el protagonista fue Aguirre quien por medio de acarreos cosechó su primera anotación. El extra convertido por Pablo Giglio, la diferencia se redujo a 28-14.

A partir de ese momento, solo hubo lugar para una anotación más y le correspondería a Osos Polares. En defensa, Brangold, Herrera y Zamora fueron los encargados de que no les convirtieran mas puntos. Pese a haber sufrido otra intercepción, ésta no acabó en un mayor peligro.

Por su parte, los liderados en ataque por Crespi dieron su última gran marcha, que inició desde sus propias 20 yardas. En una combinación de pases con Prigoshin, ganancias terrestres con Aguirre, del propio mariscal y un pase para el broche de oro con De Hoop, el resultado final fue de 28-21.

Osos Polares terminó su primer encuentro con derrota, pagando muy caro las intercepciones. Sin embargo, en la segunda mitad se mostró mucho mas equilibrado en sus unidades de ataque y defensa.

La próxima semana se enfrentarán a Corsarios por lo que será un semana para trabajar sobre sus errores y ofrecernos más de lo visto en la última parte.

Por Pamela Lemuz
Foto de Tapa: www.ososfootball.com