Pasado por agua

26 Mar

En la fecha 5 del Torneo Mayor de FAA sólo se llevó a cabo el encuentro donde Osos Polares recibió a Corsarios y, en la que los visitantes vencieron 3 a 10. Logrando manejarse levemente mejor sobre un terreno muy complicado, debido a las lluvias intensas.

Luego de tres semanas sin actividad en el torneo, la Manada se enfrentó a un rival que venía de ganar todos sus partidos quedando como uno de los líderes y por lo que se suponía que daría una durísima pelea. Y, tras obtener esta victoria se posicionó como único puntero.

La primera arremetida le correspondió a Corsarios que comenzó ubicado en su yarda 24. Y a pesar de llegar con mucha confianza, su inicio no fue para nada productivo, en gran parte propiciado por la rapidez que mostró la defensa Polar en dos ocasiones con Jan Lucas De Hoop (CB) y Nicolás Moresi (LB) que los retuvieron en los primeros intentos dejándolos plantados a solo una yarda de avance, un posterior pase incompleto y, finalmente recurriendo al despeje.

De modo similar, el ataque de Osos Polares resultó menos satisfactorio y con errores que le costaron puntos en contra. Inicialmente tuvieron un buen avance, luego recularon, un false start los llevó a sus 14 yardas y después, con el equipo especial en campo, vuelven a sufrir un mal snap como en su primera presentación en la temporada que termina en safety. Para que sus adversarios, sin esfuerzo, abrieran el marcador 0 a 2.
Sin embargo, la defensa de la Manada es la que se perfilaba mucho mejor. Con los encabezados por Francisco López (QB) en el terreno, el primer down se efectuaba con el acarreo de Federico Poy (WR) quien fue tackleado por Christian Brangold (LB) en sus propias 25 yardas, aumentando en uno la distancia por recorrer. En su segundo intento, el mariscal decide avanzar él y un nuevo accionar de Moresi tackleándolo hace que López cometa un fumble, que acto seguido es atrapado por Matías Crespi (S), para devolver a la Manada al ataque.
Por lo que, Brian Prigoshin (QB) y su escuadra empezaron desde la yarda 25 de Corsarios. Pese a ello, continuaban sin encontrar su identidad de juego y si no hubiese sido por una renovación automática efecto de una falta personal cometida por la defensa en el último down, se hubiera tenido que ir sin cosechar ninguna ganancia. Sin mostrar signos de mejoría, su nuevo pack de cuatro intentos continuó presentando yerros, incurriendo nuevamente en un mal snap causando un fumble que afortunadamente fue recuperado por Kevin Golberg (RB) en las 17 yardas. Sin otra alternativa, el equipo especial se dispuso para patear al goalpost, el ejecutante Adrián Geremía anotaba y revertía el resultado a su favor por un punto, 3-2.
Pero, el mal desempeño en ofensiva no era exclusivo de Osos Polares. Los dirigidos por Cesar Liatti hasta el momento eran casi imperceptibles por sus prontas salidas, y esta ocasión no sería la excepción. Un fumble en su primer down, atrapado por Rubén Córsico en las 29 yardas de Corsarios, les dejo una salida relámpago.
Finalizando la primera etapa, ambos equipos comenzaron a generar mayor despliegue de juego. El conjunto de Hugo Ferreyra estuvo cerca de la end zone de sus rivales manifestando una mejora con Crespi abriéndose camino por el medio y consiguiendo en el primer intento un nuevo 1ro y 10. Posteriormente, solo lograron progresar hasta las 8 yardas contrarias.
No obstante, Corsarios que venía peor en sus acometidas, resultó ser más peligroso. En principio con los acarreos de Poy, y lo mejor en toda su presentación, el aéreo de López de 36 yardas a Tomas Kouba (WR) para el 1ro y 10. Un inicio poco favorecido, Brangold se dio el lujo de hacer retroceder al quarterback y capturarlo posicionándolo en la 2da y 14. Luego de dos pases incompletos, López optó por jugar su 4to down nuevamente con un aéreo, esta vez de 20 yardas y media para Kouba.
Pero sus primeros downs siempre se le complicaron, en esta oportunidad, un false start los dejó en las 21,5 yardas de Osos. El mariscal decidió darle actividad a Poy, quien con un acarreo transversal llegó hasta el 1ro y goal. Un nuevo false start los deja en las 7 yardas polares, Y con muy poco terreno por delante, López intentó una vez más con Kouba pero el novato De Hoop le puso fin a las ganancias de los Piratas al interceptar el balón a una escasa yarda de su end.
Para la segunda mitad, a las dificultades que afrontaba Osos Polares se le sumó las intensas lluvias que les impedían conectarse entre ellos. Sin ser suficiente eso, Poy, oficiando de CB, interceptó el balón y puso a su equipo ofensivo en el campo.
El ataque inició con corridas de Poy, un pase que recepciona Maximiliano Casas (TE) y que los ubica en las 24 yardas de Osos. Después el QB acarrea el balón tres yardas para cuatro intentos más, que no van a tener mayor trascendencia al igual que el posterior ingreso de Osos Polares.
Pero la defensa de Corsarios también quiso hacerse presente. Con la unidad de Prigoshin adentro, no se pudo generar peligro y el equipo especial tuvo que ingresar; con muy poca fortuna, cometieron un false start que los reculó a sus 14 yardas seguido de un fumble return del que se apoderó el linebacker Facundo Mazzini, con el que aumentaron la diferencia a 3-8. Y, mención aparte para el extra anotado por Poy, en el efectuaron un amague al goalpost y el WR/CB tomó el snap y se dirigió al end zone por derecha poniendo el marcador 3 a 10. Resultado con el que finalizó el partido.
En el tiempo restante, Osos Polares tuvo mayor posesión del balón. En la última ofensiva de la Manada y del encuentro, obtuvieron una rápido renovación con el acarreo de Prigoshin. Luego la situación se hacía más dificultosa, retrocedieron, cometieron fumble, un pase incompleto, sólo restaba un intento. Osos la jugó hasta el final y en ese down, el mariscal se inclinó por un aéreo, para nada desacertado, de 35 yardas para su receiver, el TE Nicolás Moresi, que los ubicó en las 5 yardas de los Piratas y 4 downs más de esperanza.
Pero el esfuerzo no alcanzó para revertir el marcador que permaneció intacto.

La victoria se la llevó Corsarios que, lejos de mostrar un gran juego, supo sacar ventaja de los errores de sus adversarios.
Por su parte, Osos Polares tiene una semana libre en la que tendrá que enfocarse y aprovechar para corregir todas sus inexactitudes y yerros tanto en ofensiva como en equipos especiales, que fueron los determinantes en sus dos presentaciones.

Por Pamela Lemuz

Sín victoria, pero con una gran batalla

25 Mar
Derrota en el clasico
El football americano volvió a Comunicaciones. Luego de tener varias postergaciones por lluvias, la temporada finalmente dio inicio este domingo, día especial debido al encuentro del seleccionado argentino de fútbol en el Mundial Brasil 2014.

Con la semana 1 por recuperar, Osos Polares hizo su primera presentación frente a su clásico rival Tiburones, al que no logró vencer y cayó por la mínima diferencia de 14 a 15.
La Manada efectuó su debut en el segundo turno de la jornada, un marco magnifico para el cierre ya que estos dos equipos se conocen mucho y siempre brindan un gran partido atractivo para los espectadores.
El kick off estuvo a cargo de Osos Polares por lo que, después del mismo, Tiburones inició su ofensiva desde las 33 yardas contrarias.
Si bien ningún equipo tuvo un buen arranque, los Escualos fueron los que peor rindieron; cometieron dos false start y en su 3er intento por iniciar, Allan Kotliar (QB) se vio frustrado por Christian Brangold (LB) primero tackleando a su corredor y luego capturándolo antes de que pueda hacer su pase, no solo dejándolos sin ninguna chance de avanzar sino que también logrando que reculen, para finalmente recurrir a un despeje que deje a su adversario lo más lejos posible.
Por su parte, los conducidos por Brian Prigoshin (QB) presentaron un juego menos trabado pero con poco resultado. Su despliegue se basó en lo aéreo, sus dos primero intentos resultaron escasos en cuanto a yardas por recorrer; luego de un pase incompleto, Prigoshin optó por correr el mismo pero fue tackleado sin conseguir el 1ro y 10.
La segunda puesta en marcha de la ofensiva de Tiburones no duraría mucho. Kotliar decidió ir por tierra con Augusto Bazán (RB) y no obtuvo ganancias, en su 2do down vuelve a hacer la misma jugada pero Bazán incurre en un fumble en la yarda 31 que es recuperada por el atento Adrián Geremia (LB), que de esta forma regresó a los dirigidos por Hugo Ferreyra al ataque.
Esta vez, Osos Polares prueba con los acarreos. La línea ofensiva favoreció el correcto andar de Kevin Golberg (RB) que obtuvo 9 yardas en dos intentos. En el 3er down, Prigoshin direccionó su pase a Mathias Crespi (WR) que consiguió renovar downs dejándolos en las 16 yardas de Tiburones. Y situados a corta distancia, el mariscal se jugó por un aéreo a Alfonso Mejia (WR), que se introdujo por el lateral izquierdo, recepcionó dentro del end zone. Abriendo el marcador 7-0, con el extra convertido por Pablo Giglio.
Esta racha continuaría, el equipo especial de la Manada comandada por Giglio que ejecutó el kickoff consiguió que sus oponentes empezaran desde sus propias 22 yardas. Tiburones sin encontrar su ritmo de juego y reincidiendo en faltas retrocedían en su campo. No obstante, la defensa Polar fue muy importante desde la presión que le ejercían; Brangold aumentando el terreno por recorrer de los Escualos, Jan Luca De Hoop (CB) frenando sus acometidas, malogrando pases de Kotliar y, una vez más no le dejaron otra alternativa que acudir al despeje. Y en esta instancia no se hicieron ausentes los equipos especiales polares, con mucha agilidad taparon el balón en el inicio del puntapié, recuperándolo en las 22 yardas de Tiburones.
Rápidamente ingresó la ofensiva de Prigoshin y de la misma forma adquirieron su segundo touchdown, en esta ocasión, con el acarreo de Golberg también por su lado izquierdo. Con el extra anotado por Giglio, la Manada aumentaba la diferencia 14 a 0.
De a poco, los Escualos comenzaron a reaccionar. Con el balón en su posesión, empezaron a generar peligro por tierra con Bazán que ganaba en cada intento y, tan solo dos le fueron suficientes para cosechar su 1ro y 10. La táctica siguió con Bazán pero al no dar resultado, Kotliar le dio actividad a sus receptores alcanzando buenos beneficios; Diego Tilger con 5 de ganancia y Federico Maurice con 10 para una nuevo serie de 4 intentos.
Ubicados en las 19 yardas de Osos Polares, en la defensa de la Manada fueron vitales Brangold y De Hoop para evitar que sus rivales se acercaran a su end. Y, al parecer la mejora de Tiburones venia en detrimento de la de Osos.
Luego de finalizar los Escualos con su ofensiva, la Manada iniciaba la suya en su terreno desde las 13 yardas. Por una infracción deben retroceder, una salida con Golberg los deja aún más cerca de su zona, a 5,5 yardas. En esta jugada, Giglio, guardia derecho y pateador, resultó lesionado y debió abandonar el campo de juego. Una corrida del mariscal los llevó nuevamente hasta sus 13; seguidamente, en cuarto intento, el snap de su centro de punt Rubén Córsico, que sale desviado y largo, deriva en un safety que le dan sus primeros tantos a Tiburones, 14-2.
A partir de ese momento, las cosas serían más claras para los dirigidos por Allan Kotliar. El quarterback le dio presencia a quien conoce muy bien Matías Bezruk (RB), y no le falló en absoluto. Emprendieron su ataque desde los 32 de su terreno y en su 1er down se apoderó del balón y no paró hasta llegar los 37 yardas de sus adversarios, obteniendo una renovación. Una nueva salida con Bezruk les dio un pequeño avance, con 2 y 8 por delante, esta vez la cosecha sería vía aérea con un pase a Agustín José Barraquero que no detuvo su andar hasta las 13 yardas de Osos, frenado por Stefano Zucchi (LB), consiguiendo de todas formas otros 4 intentos para su equipo.
Con poco campo por delante, el descuento se continúo por tierra nuevamente con Bezruk haciéndose cargo y protegiendo el ovoide, primero llegando a los 10 y luego para dejarlos a escasas 6 yardas de la zona de anotación. Para cerrar esta arremetida, Kotliar optó por enviarle un pase a Gonzalo Paz Videla (WR) que no decepcionó y la atrapó dentro de la zona, reduciendo la diferencia a 14-9. Resultado con el que se fueron al entretiempo.
En la segunda mitad, Osos Polares no dejó de dar pelea. En esta oportunidad, protagonizado por Golberg y la línea ofensiva que, en varias oportunidades, le permitieron al running back que acarreara por el medio para luego abrirse campo por los laterales. Arremetidas que arrancaron desde los 32 propios, que incluyeron dos renovaciones, finalizando su acometida en las 23 yardas contrarias. Pero, la defensa se puso firme, dijo basta y no permitió que la Manada continuara su despliegue.
En esta parte, solo habría lugar para una anotación más. Y fue para Tiburones, la cual derivo del despeje efectuado por Osos y en el que Antonio Coleman mostró un amplio dominio en el terreno colocando a su escuadra en las 15 yardas de Osos. El resto, Kotliar aplicó la formula que le dio grandes resultados, por tierra primero con Bazán y luego con el infaltable Bezruk en dos ocasiones; con el conteo 4 yardas, 1 y gol y el broche de oro, respectivamente. Concluyendo con el que fue el marcador final de 14 a 15 a favor de Tiburones.
Osos Polares brindó su mejor juego y no se la hizo para nada fácil a su adversario, intentó y por momentos encontró el lado débil de los Escualos. Pero, sus contrincantes fueron más efectivos y se llevaron la victoria por la mínima diferencia, adjudicándose su primer triunfo en esta temporada 2014..

Por Pamela Lemuz

No se pudo robar el tesoro

25 Mar
Caida frente a Corsarios
La victoria de la decimoquinta fecha se la llevó Corsarios al ganarle a Osos Polares por 41 a 21. Con este triunfo, los Piratas se mantienen entre los tres de arriba, presentando un muy buen nivel en esta temporada. Por el otro lado, la Manada no consigue obtener una conquista que lo saque del fondo de la tabla.

Un clima espectacular en el club Comunicaciones para recibir un partido importante para ambos equipos, Corsarios para continuar dentro de los primeros puestos y, Osos para jugarse sus últimas chances de lograr un lugar en los playoffs.
El primer ataque le correspondió al conjunto de negro que partieron desde su yarda 5. Con dos acarreos avanzaron hasta las 12 pero, por cometer un holding tuvieron que retroceder a la yarda 6. En su tercer intento, Nicolás Alberto, muy atento, no dejó reaccionar al mariscal Federico Poy y lo llevó hasta su end zone para cosechar de esta forma los primeros puntos de la Manada con el safety, 2 a 0 se abrió el marcador.
Con una muy buena presentación de la defensa Polar, Corsarios tuvo que recurrir al despeje. Luego de éste, Osos emprendió su arremetida en las 38 del campo contrario. Con las garras afiladas, en pocos acarreos consiguieron obtener el 1ro y 10 tras la llegada del propio QB Brian Prigoshin hasta las 24 contrarias. Sin desaprovechar ninguna oportunidad, ubicados en los 19 rivales y en su último intento, el running back Juan Ares intentó a los postes, lo convirtió, pero por formación ilegal no fue convalidado y el equipo tuvo que recular. Pese a ello, Ares volvió a patear a los postes y esta vez sí marcó un gol de campo de 34 yardas, poniendo el tanteador 5-0.
Nuevamente con la posesión del balón, los Piratas tratan de romper la defensa Polar, pero éstos no les permitieron siquiera que abandonaran su campo de juego y por downs terminaron con su ataque.
El turno ahora sería para los locales, quienes, sin perder ritmo, se adjudicaron el primer touchdown del partido en su tercer intento, jugada que partió con un pase directo de Prigoshin para Ares, quien luego corrió 38 yardas y recibió el balón casi dentro de la zona de end. Además de ello, concretó el punto extra y aumentó la diferencia a 12-0.
Después de dos ingresos sin obtener ningún resultado, el escuadrón ofensivo despertó y estando muy cerca, a 4 yardas de la zona de anotación, Tomás Kouba abrió la cuenta de su equipo 12 a 7, con el extra marcado por Rodrigo Zagni. A partir de este momento, se comenzaron a vislumbrar errores en lo que hasta ese entonces se había mostrado una atenta, rápida y segura Manada.
Con una oportunidad que dejó pasar Osos, el conjunto dirigido por Cesar Liatti continuó desplegando su tropa, arrancaron desde su yarda 11 y con un acarreo ganaron 7 yardas, en las dos siguientes, la defensa los frenó pero por una infracción que les cometieron, avanzaron hasta las 21 yardas de su campo. Y todo lo que al principio les había costado, Poy como todo buen líder se hizo cargo del timón y emprendió su hazaña adquiriendo dos renovaciones, la primera al llegar a sus 35 yardas y acto seguido piso terreno polar para posicionar a los suyos en las 30; en su siguiente intento, delegó el mando a su compañero Kouba que no defraudó y anotó un touchdown. Elevados en confianza, marcaron dos puntos con un aéreo que recibió Juan Cruz Elizalde, pasando a ganar 12 a 15.
Osos Polares perdió la concentración y esto les iba a costar muy caro, sin conseguir nada en su turno, Corsarios volvió al ataque. El fullback Elizalde, con un acarreo se encargo de ubicarlos en las 11 de la Manada. Por una falta tuvieron que retroceder 10 yardas, pero eso no impidió que Poy luego ingresara por el medio en la zona de anotación. Y ampliara las diferencias a 12- 21. Una oportunidad le quedaba a Osos pero, no se produjeron modificaciones y se fueron al descanso.
En la segunda mitad, la escuadra al mando de Hugo Ferreyra inició jugando en la yarda 21 de su rival. Al no conseguir progresar, en su cuarto intento Ares volvió a hacer empleo de una efectiva patada para convertir un gol de campo que les permitió mantener la ilusión, acortando la brecha 15 a 21.
Sin embargo, los piratas no se detuvieron, iniciaron su ofensiva en sus 25. Luego de un acarreo de 5 yardas, Elizalde consiguió renovación tras otro acarreo que culminó en las 40 yardas. En las posteriores jugadas, hizo su aparición Maximiliano Casas en primera instancia ganando terreno hasta los 31 de su adversario y luego, marcando un touchdown luego de recibir pase de su QB. De este modo el tanteador ascendía a 15- 28, con el extra anotado por Zagni.
Pero, la Manada no se daría por vencida fácilmente, en el despeje de Corsarios Rubén Corsico atrapó el balón y posicionó a Osos en las 36 contrarias. Por una infracción que sufren, avanzan hasta los 26. Una mala salida los lleva a retroceder a los 38 de su campo, al siguiente intento Prigoshin es derribado por Daniel Andreotti. En la jugada consecutiva, el mariscal optó por pasarle nuevamente a Ares, quien se aferró al balón y no se desprendió de él hasta pisar la zona de end de sus adversarios para poner el 21 a 28.
Una nueva posesión del balón por parte de la horda de negro sería suficiente para acabar con el desempeño de la Manada. Arremetieron desde los 39 de sus oponentes. Con dos acarreos Poy consiguió el 1ro y 10. Y, en los próximos intentos el avance continuó hasta los 21, una vez más, el capitán Poy resguardó la ovalada hasta depositarla en tierra firme y dejar el marcador 21 a 35.
Por el lado de conjunto de azul ya no habría más puntos. Por el contrario, a Corsarios le quedaban aguas por recorrer, parados en las 29 yardas de Osos, con un acarreo de Kouba ganaron apenas dos yardas. En el siguiente intento, el pirata Poy, lejos de tener una pierna de palo, se abrió camino por el lateral y no paró, consiguió el touchdown y sentenciando el partido 21 a 41.
Osos Polares no se pudo robar el tesoro de los Piratas, perder la concentración y caer en faltas hizo que el encuentro se les hiciera cuesta arriba. Pero, no hay que sacarle el merito a Corsarios que logró revertir la situación y desplegar su excelente juego. A la Manada solo le resta disputar sus últimos encuentros, primero frente a Cruzados y después le toca contra Legionarios..

Por Pamela Lemuz

La victoria es del primero que anota

25 Mar
Caida en el clásico
La décimo tercera fecha arrancó con el segundo encuentro del Clásico de los Fundadores, y como en el primera vuelta, si bien no fue por el mismo resultado, Tiburones se quedó con la victoria frente a Osos Polares por 27-0.

De este modo, los Escualos se afianzan en lo más alto de la tabla de posiciones. Mientras que la Manada, al obtener una nueva derrota y no salir del último puesto, se les complica aún más las posibilidades de conseguir un lugar en los playoffs.
Un día con temperaturas bajas parecería que haría que la Manada se moviera en su ambiente natural. Así comenzó, con una primera mitad en donde los que se batían en un verdadero duelo eran las potencias de ambas defensas, que demostraron ser la parte más activa y con mayor eficiencia en sus participaciones.
La salida en el kickoff de Osos posicionó a Tiburones en su ataque inicial en sus propias 30 yardas. Con la ausencia de su habitual mariscal de campo Alan Kotliar y en su lugar Tomás Goñi Guerrero, la ofensiva tuvo que acomodarse. En el primer intento, sólo consiguieron 3 yardas, frenados por Adrián y Mariano Geremia. En el segundo, avanzaron 5 yardas por tierra y en los próximos intentos los Escualos hicieron uso del tiempo muerto producto de una muy buena barrera que plantearon los visitantes, y en la que cabe destacar a Edgardo Noriega, Nicolás Alberto y Ulises De Luca que lograron sofocarlos.
Ahora el turno de sería del conjunto de azul, partiendo de los 39 en su campo, pero si su defensa fue muy buena, la de los locales resultó ser más funcional al lograr que su ofensiva volviera al campo de juego después del tercer intento, luego de que Mariano Smilaski atrapara el pase que Brian Prigoshin dirigía a su wide receiver.
Se dio una nueva chance de rearmarse para Tiburones, pero acá, la defensa polar afirmaría su poderío. Posteriormente al incipiente ataque en el que sólo avanzaron dos yardas, Matthew Trumbull devolvió el ataque a su equipo al recuperar el balón.
Acorde a lo que se venía mostrando, toda la primera etapa se caracterizó por los vaivenes en las salidas de las ofensivas de ambos equipos. Lo único que hay por acentuar por el lado de los Escualos es una sola renovación, que a su vez estuvo deslucida porque se mantuvieron dentro de su campo, empezaron en 26 yardas y después simplemente recularon hasta sus 9 y medio yardas. Por otra parte, los dirigidos por Hugo Ferreyra intentaron sumar en los palos desde los 30 rivales pero la ovalada se quedó en la puerta y que de haber entrado habría sido significativo; más tarde, casi hacia el final, estuvieron muy cerca de la zona de end adversaria con acarreos que empezaron desde los 19 y medio de Tiburones descontando en 14 y medio, 9 y medio, pero este progreso finalizó por el free safety Fabio Garibaldi Diniz cuando atrapó un balón perdido en la yarda 9.
Con estos hechos, claramente, el protagonismo lo tuvieron ambos sistemas defensivos que mantuvieron sus marcadores en cero y trataron de que sus ofensivas tengan mayores posibilidades de anotación, volviéndolos al campo de juego y obstruyendo el avance del rival en los momentos justos.
En la segunda mitad, la Manada empezó el ataque en los 11 de su terreno, ganó yardas, consiguió renovar intento, pero aún así, en su última oportunidad recurrió al despeje porque no pudo salir de su campo.
Luego de la patada del tight end Pablo Catala, la cuadrilla de rojo se posicionó en sus propias 12 yardas. En su primer intento retrocedió a los 11, pero en el segundo Augusto Bazán con una sola corrida le dio al equipo una renovación. Acto seguido, Goñi desde las 38 yardas suyas volvió a darle el balón a Bazán quien rompió con la sólida defensa Polar abriéndose del medio hacia afuera y terminó ingresando en el end rival cosechando sus primeros puntos. Para completar la jugada Mariano Smilasky fue el encargado de convertir en los palos dejando el marcador 7-0.
A partir de este momento, todo se haría cuesta arriba para la Manada. Su segundo ataque iniciaba con dificultades, arrancaron desde sus 9 yardas y por una infracción retrocedieron cinco. Con una aéreo fueron hasta los 10, en el próximo volvieron a los 9 y una nueva falta los llevó a sus 4 yardas. En este último intento sufrieron un safety obtenido por Nicolás Lange para poner el tanteador 9-0.
Sin dejar respirar a sus adversarios, el conjunto al mando de Fernando Falluca y Guillermo Herrera, con salida desde sus 32, tímidamente avanzó dos yardas, en la siguiente, Garibaldi recibió el aéreo proveniente de Goñi en los 30 opuestos y de allí inició su andar sin parar hasta anotar un touchdown ampliando la diferencia a 15-0.
Por cada reacción en la que aparecía Osos, hasta en la que conseguía la 1st & 10, Tiburones los acorralaba obligándolos a recurrir al despeje y por más que estos después los ubicaran en su propio campo, ellos disfrutaban de hacer nados largos. Partieron de sus 11 yardas, Goñi lanzó un aéreo para Bazán que se deslizó por todo el campo de juego concretando un nuevo touchdown y dejando al equipo arriba por 21-0.
Pero acá no se terminarían las hazañas de los Escualos, con más tiempo por delante, dieron una rápida salida a la ofensiva de los visitantes y se dispusieron a arremeter nuevamente. Un jugador muy importante en este enorme cambio que demostró la desválida ofensiva del primer tiempo fue Bazán, en esta oportunidad emprendieron desde sus 19 yardas y él asumió las responsabilidades, en principio logrando renovar luego de dos acarreos. Y a continuación, colocándolos en los 39 de su terreno. Esta vez, Goñi optó por buscar a Smilasky quien respondió favorablemente ingresando en la zona de end y clavó el marcador en 27 a 0.
Si nos basamos en el dicho que dice la victoria es de quien convierte primero, esto es totalmente aplicable a este encuentro en donde, si bien en la primera etapa fue más una pelea de las defensas, la ofensiva Polar fue levemente mejor y estuvo cerca de convertir puntos. Sin embargo, en la segunda Tiburones consiguió marcar primero, desestructuró todo lo bueno que había mostrado la Manada y desde allí no se cansó de visitar el end de sus rivales.
Osos Polares tendrá dos semanas para enfocarse en el próximo partido en el que enfrentará a Corsarios, que se ubica tercero en la tabla de posiciones. Y por delante, le resta disputar dos partidos más que fueron reprogramados a causa de las lluvias, primero frente Cruzados y luego ante Legionarios..

Por Pamela Lemuz

Cruzada victoriosa

25 Mar
Derrota en la décima
El cierre de la fecha diez tuvo como ganador a Cruzados al vencer a Osos Polares por 14-0, con este resultado los locales se afianzaron en la punta junto a Corsarios. Y, cabe recordar que este es la primera vez que ambos equipos se miden en esta temporada, debido a que en su momento, no disputaron su partido de primera ronda por las lluvias.

Con un clima totalmente fluctuante entre oscuridad, breves caricias del sol y lloviznas, este fue el marco en el que se desarrolló el encuentro entre estos equipos y, del mismo modo brindaron su espectáculo.
El primer ataque estuvo a cargo de la Hermandad, comenzaron desde sus propias 27 yardas y tras varios acarreos lograron llegar hasta las 29 contrarias, pero no lograron más que eso, en buena parte, porque la defensiva de la Manada realizó un complaciente inicio. Por el contrario de su ofensiva que, al momento de estar ellos en el campo, no les fue bien y no consiguieron salir de su terreno, tal es así que, en último intento hicieron empleo del punt, para dejar lo más alejado posible a sus adversarios. Sin embargo, el wide receiver de Cruzados Mauro Scala la recibió en su yarda 38 y avanzó sin dificultad hasta los 29 opuestos.
En ese lugar donde había finalizado su primera arremetida, el conjunto de verde no desperdiciaría su oportunidad y esta vez llegaría al objetivo. Pero el paso a paso fue el siguiente, el cornerback polar Mathias Crespi, atento, frenó rápidamente el primer intento de su contrincante, que sólo obtuvo 3 yardas. Por infracción, la Hermandad tuvo que retroceder 5 yardas, desde los 32 de la Manada, avanzaron con acarreos, primero con Scala, hasta la 14, frenado por Facundo Vivante; luego, la salida del QB Thomas Haberl fue con Joaquín Salto Lastra y nuevamente el, para este partido linebacker, Vivante fue quien dio alto, pero en esta ocasión, los hizo recular 4 yardas. Finalmente, Pablo Jali ingresó por el punto ciego de la defensa, luego de haber recibido un aéreo y concretó el touchdown para el 7-0, el extra fue marcado por Santiago Palacios.
Por el momento, la defensa Polar no dejaba que sus rivales ingresaran fácilmente y su ofensiva trataba de dar batalla, pero en frente tenía una barrera muy complicada de romper. Ubicados en su propia yarda 26, intentaron ganar terreno por el lateral con Tobías Fogo, pero se encontró con el tackle de Pérez Curiel, quien sólo cedió 2 yardas. En el segundo intento, la salida fue con el fullback Brian Tomada quién se enfrentó con un varios jugadores de verde y logró llegar hasta los 35. Por infracción de los defensores, los visitantes fueron a la 40 en la siguiente jugada. Sus posteriores intentos no alcanzaron mayores beneficios y no les quedó otra que recurrir una vez más al despeje.
Con el balón en poder del conjunto dirigido por Luis Jiménez, partieron desde las 11 de su sector con Joaquín Salto Lastra, que progresó por tierra 5 yardas. La posterior salida a una jugada incompleta sería la realmente valiosa, Haberl optó por lanzar un pase aéreo a Scala, que no fue para nada erróneo porque corrió todo el campo de juego por la banda izquierda y concluyó su travesía en la zona de end para ampliar el marcador 14-0, con el extra anotado por Palacios.
El tiempo restante de la primera etapa fue un ataque para cada lado pero ninguno conseguiría nada, a decir verdad, hasta acá se acabarían los puntos en todo el partido, de modo que se fueron al descanso.
Si bien no se llegarían a descontar o ampliar las diferencias, en la segunda mitad la cuadrilla al mando de Hugo Ferreyra mostró un mejor despliegue de juego, a tal punto que estuvo muy cerca, a escasas 4 yardas de achicar el tanteador. Su ofensiva logró poner nerviosos al banco de la Hermandad en toda esta parte.
Se llevaron una victoria pero con un sabor amargo porque, a pesar de no haber bajado la intensidad que ofrecieron al principio, la defensa de la Manada se posicionó con firmeza y no dejó que sus oponentes volvieran a poner un pie en su end hasta finalizar el encuentro.
Osos Polares hizo una buena presentación ante un rival muy fuerte. Por lo pronto, la siguiente fecha la tiene libre, por lo que tendrá dos semanas completas para continuar puliendo sus tácticas, ponerse en condiciones, seguir dando pelea a sus adversarios y remontar en la tabla.

Por Pamela Lemuz

Dura caída al fondo

25 Mar
Tras la derrota el equipo quedo último en la tabla
Osos Palares cayó ante Jabalíes por 27 a 6 en esta novena fecha. De esta forma la Manada acumula tres derrotas consecutivas y se ubica último en la tabla de posiciones. Por otra parte, los Porcinos, luego de habérsele negado la victoria con cuatro derrotas y un empate en la fecha pasada, cosecharon por fin su primer triunfo y le escaparon al fondo de tabla.

El encuentro de estos equipos fue el que dio inicio a la jornada, en la que el sol sólo brilló para Jabalíes que dijo presente, se tomó revancha de aquella derrota ante Osos por 7-6 en la tercera fecha y manifestó sus deseos por obtener un lugar en los playoffs.
Osos arrancó atacando pero pese a que lograba avanzar sobre el terreno de sus adversarios no consiguió más que ello porque la defensa de enfrente con reacciones precisas frenó a la Manada.
Con el balón en su poder, el conjunto de blanco se dispuso al combate, sin embargo, en este primer intento no mostró nada más que indisciplina, los errores que cometieron dieron la impresión que el equipo no arremetería con dureza.
Para la mala fortuna de los locales, esto se dio vuelta en su segundo ataque, en el cual, si bien siguieron cometiendo infracciones, rompieron con la defensa polar que al principio mostró ejercer buena presión y que además sufrió la baja de uno de sus linebackers, Ulises De Luca, al parar a su contrincante con un tackle; continuando con su marcha, el intento frustrado del Luciano Lettieri queriendo ingresar por el medio, se concretó en la posterior jugada que partió de la yarda 5 contraria para ingresar él mismo por el lateral derecho y marcar los primeros 6 puntos del partido.
Con respeto a éste, la ofensiva de la manada no causó mayores preocupaciones, fue muy débil y con rápidas salidas sus participaciones. En éste sentido, su defensa fue la responsable de que el resultado se mantuviera 6 a 0 y que no se incremente la diferencia hasta el final de la primera mitad.
Para la segunda parte del encuentro, el juego poco lúcido pero suficiente que mantuvo arriba a Jabalíes mostró una contundencia desde el inicio. La salida de kick off de Osos fue recibida por Patricio Fittipaldi en su propia yarda 34, cargó con ella y no paró hasta llegar a la zona de end para ampliar el marcador 12 a 0.
Con este resultado adverso, la cuadrilla de Hugo Ferreyra se conservó en un sopor del cual les costó despertar, cayeron en los errores e infracciones que les produjeron retroceder en sus leves arranques.
En cambio, los porcinos incrementaron su ritmo y supieron aprovechar las equivocaciones de sus rivales, que ahora los colocaba en la yarda 17 y, lo que el safety Luis Durante consiguió demorar, prontamente el mariscal Lettieri lo encaminaría nuevamente con Juan Manuel Sesto para aumentar la brecha, y esta vez, cambiando al pateador Tomás Grois por Lettieri, sumaron de a 7 poniendo el tanteador 19 a 0.
La escuadra de azul sin ninguna reacción, cedía sus oportunidades de ataque, y enfrente no perdonaban. Luego de obtener el balón en la yarda 34 polar, avanzaron con varios acarreos, primero con Lettieri, después Alejo Nicolás Córdoba, hasta cumplir el objetivo final, el touchdown anotado por Alejandro Bonomo para el 25 a 0.
Con un panorama bastante embarrado, la Manada consiguió vislumbrar un halo en el mal despeje de Jabalíes y, posicionados en la yarda 9, obtuvieron el descuento en los pies de Tobías Fogo. Confiados, intentaron sumar dos puntos en la conversión, pero el pase que salió de Brian Prigoshin fue previsto por Tomas Gallo dentro de su end zone y corrió todo el terreno de juego hasta anotar los dos puntos para cerrar una muy buena primera victoria por 27 a 6.
En el próximo encuentro, Osos Polares tendrá como adversario a Cruzados, Esta semana será muy dura, deberán demostrar su potencial mejoría frente a un contrincante que se ubica tercero en la tabla y que no se los va a ser nada fácil..

Por Pamela Lemuz

Durísimo choque con un clásico rival

25 Mar
Derrota contra Tiburones en la septima
La jornada de la fecha 7 culminó con el encuentro entre Osos polares y Tiburones. La contundente victoria de los visitantes por 36 a 12 sobre la manada los colocó entre las primeras posiciones. Mientras que los locales se ubican antepenúltimos en la tabla.

Con la tarde cayendo y las temperaturas bajando, el equipo Escualo se encargó de traer calor sobre el campo de juego y como siempre fueron un férreo rival.
Si bien arrancaron atacando, no consiguieron nada en esta primera parte, pero, la pronta salida de la ofensiva Polar con un safety para el 2-0, le dio la posibilidad de mostrar lo que se vendría. En este contexto, en segundo ataque que comenzó desde las 35 yardas de sus oponentes, Mariano Smilasky corrió y se abrió campo eludiendo a su marca para atrapar el pase proveniente de su mariscal Allan Kotliar y concretar así sus primeros tantos en la zona de end con punto extra incluido, 9 a 0 se abría el marcador en favor de Tiburones.
Al igual que en el ataque, la defensa del conjunto rojo no evidenció ninguna fisura, muy segura y con movimientos rápidos se ocupó de no ceder terreno a sus adversarios y devolver a su equipo a la ofensiva. La táctica que les resultó fue la que emplearon ganando por los laterales, tal como en la primera, ampliaron la diferencia esta vez con un pase a Matias Bezruk que ingresó y sumó 6 para poner el tanteador 15 a 0.
Por otra parte, el conjunto Polar no logró encontrar su propio ritmo juego y por consiguiente no represento mayores dificultades para sus rivales. Sin embargo, un fumble recuperado por Brian Tomada en el segundo intento de Tiburones, hacía parecer que el equipo empezaba a despertar. Con el balón en su poder y dispuestos para el ataque, Smilasky acabó de una forma eficaz con la incipiente pugna de la Manada, al interceptar un pase lanzado por Brian Prigoshin.
De esta forma, la unidad dirigida por Fernando Falluca volvió a acometer, luego de lograr obtener varias yardas y posicionarse en la 35, nuevamente Bezruk se apropio del balón lanzado por Kotliar y amplió la brecha 22-0, con punto extra de Smilasky. Sin más nada por destacar, los Escualos se fueron al descanso exhibiendo un despliegue estupendo.
Para la segunda mitad, Osos comenzó con la posesión de la ovalada pero no consiguió nada positivo. No así sus oponentes, que sin sacar el pie del acelerador, continuaron cosechando puntos y esta vez con anotación de Fabio Garibaldi Diniz y completó la conversión Smilasky para el 29-0.
La unidad al mando de Hugo Ferreyra, con este resultado tan adverso, no se dio por vencida y después de obtener varias yardas desde las 30 propias, Rubén Córsico logró descontar en el tanteador y dejarlos 27 – 6 abajo.
Pero, la dupla afianzada de Kotliar – Bezruk se encargó en la siguiente jugada de prolongar las distancias y dejarlos 36 a 6, sin olvidarnos de Smilasky que es la otra parte importante al momento de sumar en los palos.
Pese a ello, hasta allí llegarían las anotaciones por el lado de los visitantes. El turno ahora sería del conjunto de azul, quienes con un cambio de mentalidad, avanzaron desde su propia yarda 27 y con una arremetida valiosa consiguieron romper con la dura defensa y llegar hasta la yarda 6 de los Escualos. Desde esta posición, en su tercer intento Brian Prigoshin, después de varias frustraciones, entró por el medio y se sacó las ganas que venía acumulando y los situó finalmente 36 a 12.
En los que restó del encuentro, Osos manifestó un cambio positivo en sus dos frentes. Desde la ofensiva, ganaron metros que en la primera parte del partido les resultaron muy difíciles pero aún con esta mejoría no adquirieron más puntos. Por el lado de la defensa, propusieron una reacción más rápida de la que venían mostrando y ejercieron buena presión limitando el avance de sus contrincantes.
Con el impetuoso y constate ataque de Tiburones y la variante en la Manada Polar, se vivió un muy buen segundo tiempo, realmente atractivo para los que se encontraban presentes.
La siguiente fecha Osos Polares tiene fecha libre y la aprovechará para convencer no sólo a los demás, sino a ellos mismos que son capaces de dar mucho más batalla a sus oponentes.

Por Pamela Lemuz

UN REGRESO CON SABOR AMARGO

25 Mar
Dura caida en la vuelta
Después de dos semanas sin actividad deportiva, una por reprogramación a causa de las lluvias y la otra por fecha libre, Osos Polares hizo su participación en el primer encuentro de la sexta fecha frente a Legionarios y cayó con un resultado muy ajustado de 15 a 14. Con esta victoria, la Legión logró escaparle al fondo de la tabla de posiciones.

En una excelente tarde de pleno sol sobre el campo de juego, la Manada no pudo con su adversario y dejó pasar la oportunidad de llevarse unos puntos importantes para acercarse a los punteros. Por su lado, Legionarios rompió con la mala racha que acarreó hasta esta fecha pasada y, consiguió adjudicarse sus primeros puntos en la temporada.
Osos Polares arrancó con una ofensiva disuelta, no encontró la conexión entre sí y presentó imprecisiones que hicieron que tuvieran una salida rápida del campo. Ahora, el turno sería de sus oponentes para demostrar sus ansiadas ganas de conseguir el triunfo, pero en frente se encontraron con una sólida defensa de la unidad dirigida por Mariano Geremía, que frenaban el ataque con tackles certeros. De este modo, el avance de la Legión se tornó dificultoso y sólo alcanzó a llegar a su propia yarda 35. En su tercer intento por ganar terreno, Joseph Sronce recuperó la posesión del balón para la Manada y se largó hacia la zona de end cosechando así los primeros puntos para el equipo, que sumados al punto extra, los posicionaría 7 a 0 arriba.
Aún con el marcador a favor, los encargados de llevar a cabo la ofensiva no lograban concentrarse, faltos de confianza, caían nuevamente en los errores. Sin más posibilidades concretas de un avance sobre el terreno de sus rivales, buscaron aumentar la diferencia con una anotación en los palos, que terminaría sin ningún resultado.
Al igual que los de azul, Legionarios no expuso un buen despliegue de juego en la ofensiva, que a su vez, también se vio frustrado por quienes realizaron un correcto trabajo en la defensa polar. Pese a ello, el descuento para los dirigidos por Ignacio Ambuso llegaría, literalmente, de la mano de Nick Savinar que luego de avanzar 20 yardas atrapó el pase de su mariscal de campo Agustín Sánchez Merlinsky, colocándolos 7 a 6 abajo.
En su último planteamiento antes de finalizar la primera mitad, el ataque de Osos mostró una mejora en su táctica la cual se vio reflejada en la anotación del QB Brian Prigoshin que llegó a la zona de anotación aprovechando los espacios libres que le dejaban sus compañeros por el centro, y Juan Ares asumió el compromiso frente a los palos para completar la jugada sumando 7. Cerrando así un muy buen desempeño previo y aumentado la diferencia 14 – 6.
Aunque, la última palabra se la quedaría el combinado amarillo que sobre el final logró achicar las distancias con puntos obtenidos por su propio líder de ataque Sánchez Merlinsky y dejar a la Legión a sólo dos tantos, 14 a 12.
Para la segunda parte, la horda dorada comenzó su primera ofensiva saliendo a buscar el partido mostrando mayor actitud pero no pudieron conseguir nada. Por el contrario, la Manada bajo su nivel de juego perdiendo el ímpetu que había adquirido en el tramo final de la primera etapa. Y fue así como prontamente perdió su turno de ataque.
La motivación de encontrarse a sólo escasos puntos de tomar la delantera hizo que Legionarios exhibiera una leve mejoría tanto en ataque como en defensa. Con una nueva posesión del balón, lograron meterse en el terreno de su adversario y estuvieron muy cerca de sumar seis tantos de no ser por la intervención oportuna de Lucas O’Neille, que salvó momentáneamente a Osos. Luego de esta acción, se encontraban a 22 yardas de la zona de anotación y para asegurarse al menos tres puntos Ignacio Ambuso pateó a los palos marcando un gol de campo que revirtió el tanteador 15 – 14 a favor.
En el resto del encuentro, el ligero cambio que demostraron les fue suficiente y sólo se dedicaron a proteger esta mínima diferencia que les dio su primera victoria.
La Manada cayó sin saber cómo dar vuelta la situación y deberá seguir corrigiendo varios aspectos de cara al próximo partido contra un rival muy duro, como siempre lo es Tiburones. Un punto muy importante a mejorar va a ser mantener la concentración durante todo el partido, ya que este fue un factor determinante en las segundas mitades, para seguir prendido de la lucha y no quedarse atrás en la tabla.

Por Pamela Lemuz

VICTORIA CON AGONIA SOBRE EL FINAL

25 Mar
Ajustado triunfo en la tercer fecha
La tercera fecha finalizó con el encuentro entre Jabalíes y Osos Polares. En este contexto, la Manada logró adjudicarse los primeros puntos en la temporada luego de haber obtenido una victoria estrecha por 7-6.

Con la patada de inicio de los Porcinos, Osos se dispuso al ataque pero en este primer intento no pudo hacer mucho debido a la firme defensa de sus adversarios.
Al igual que Jabalíes, la Manada presentó una muy buena defensa, atenta y rápida. Osos supo reaccionar tanto con tackles precisos como en las intercepciones para volver rápidamente a la ofensiva.
En esta fase, luego de haber ejercido presión dentro del campo de su oponente, concluyeron con la corrida de 5 yardas de Rubén Córsico, quien fue el encargado de anotar el touchdown. Posteriormente vendría la conversión del punto extra en los pies de Juan Ares.
De este modo, pese a que el equipo conducido por Hugo Ferreyra desplegó un mejor juego, no pudo volcarlo en el tanteador y, se fue al descanso ganando apenas por 7 a 0.
En el comienzo de la segunda mitad, los de blanco ingresaron con mayor confianza y buscando el descuento pero, aun así, presentaban algunos problemas con los desmarques y su única salida, frente a la defensa de los azules, se reducía a las patadas de despeje.
Sin embargo, su persistencia por fin daría frutos y consiguieron achicar la diferencia en una jugada aérea, que partió de un largo pase de su mariscal de campo Luciano Lettieri hacia las manos de Castaño, quién recibió en la yarda 15 de Osos, y sin marcas, recorrió la distancia que le quedaba para terminar de entrar en la zona de anotación. Luego, en uno de los momentos decisivos, el novato Tomás Grois, encargado de patear en reemplazo del lesionado Alejandro Bonomo, fallaría el punto extra. De esta manera, los dirigidos por Juan Manuel Sesto se posicionaron 7-6, un punto por debajo de Osos.
El resto del encuentro, la Manada polar bajó su nivel de ofensiva con respecto a la primera parte y no pudo hacer mucho más de lo que ya venían entregando. Quienes hicieron posible esta victoria fueron la defensa que se mantuvo regular en todo el encuentro y fue muy significativo sobre el final, en donde, Edgardo Noriega, con ya dos interferencias en su haber, tackleo a Alan Kritzer, cuando le quedaban menos de dos yardas para anotar un nuevo touchdown, provocándole un fumble que recuperaría Mariano Geremía.
Osos comenzaría una larga marcha, de más de 5 minutos, hilvanando jugadas de corrida, con gran aporte de Brian Tomada, logrando varios primeros intentos complicados. Si bien esta marcha concluiría en un fallido gol de campo, lo más rescatable fue que consumió casi en su totalidad el tiempo de juego, ya que la ofensiva de Jabalíes volvería a la cancha con apenas 13 segundos en el reloj. Muy profundo en su propio campo, apenas tuvieron tiempo para dos jugadas, sin obtener mayor resultado.
De esta manera, Osos Polares se lleva su primera victoria en la temporada, curiosamente, con el mismo resultado con el que cayó en el primer juego del 2012 ante su rival del sábado.
Ya han pasado tres semanas de temporada, y el juego ofensivo de la manada ha aparecido en cuentagotas. El próximo rival, Cruzados, sin duda será un duelo en extremo exigente para las aspiraciones del equipo. Un partido en el que, sin dudarlo, cada unidad tendrá que responder al máximo posible para llevarse la victoria, y continuar por la senda del triunfo.

Por Pamela Lemuz

«SOY MI CRÍTICO MÁS DURO»

25 Mar

En una liga naciente, como lo era Football Americano Argentina en el año 2008, era común la presencia en los equipos de algunos extranjeros, 2 o 3 a lo sumo.
Norteamericanos, mexicanos, panameños, algún francés y hasta un ucraniano, conformaban el variado aunque pequeño, elenco de foráneos en el football criollo. Todos con alguna clase de experiencia a nivel colegial, o amateur, en el deporte. En ese ya lejano 2008, Osos Polares sorprendía con la elección, con el 3er pick global, de Edgardo Noriega. Panameño él, pero sin experiencia competitiva en football americano.

Comenzado su sexto año en la franquicia, Edgardo “el Pana”, es uno de los referentes defensivos del equipo. Desde la posición de Cb izquierdo, con el correr de los años ha aprendido la posición, dándole seguridad a ese costado del campo.

¿Cuánto hace que estas en Argentina?

– Desde el 2007

¿Jugabas football en Panamá? ¿Dónde?

– Con amigos en la barriada

¿Qué nos podes contar del football en tu país, esta muy desarrollado?

– En Panamá se juega bastante football, desde una liga para colegios secundarios, liga universitaria y ligas de flagfootball masculino y femenino. Lastimosamente hay algunas disputas entre diversas ligas de football contact, lo que ha mermado un poco el crecimiento del deporte. A pesar de esto, hay mucho interés y participación a nivel internacional por parte de delegaciones Panameñas, especialmente los Juveniles. Si se dejaran los intereses personales de lado y las ligas llegaran a un acuerdo de unificación, el futuro del football en Panamá sería muy prometedor.

¿Cómo llegaste a enterarte que en Argentina se jugaba?

– Un día viendo un partido de NFL con un amigo, me pregunta si habrá alguna liga en Buenos Aires. Nos metimos en la computadora, googleamos football americano Argentina, y nos salió el site de la liga. Mandé un mail preguntando si la liga estaba activa y demás, me dijeron que si y que empezaban campamento en Marzo e Inmediatamente mande mi formulario de inscripción.

¿Qué esperabas al ser drafteado por Osos Polares?

– Por ser el 2 pick de Osos, sabía que iban a esperar mucho mi. El draft tenía buenos jugadores de gran porte que se esperaba fueran elegidos en la primera ronda, por lo que me sorprendió bastante cuando llamaron mi nombre. Durante el camp y el combine siempre di el mayor esfuerzo por aprender y hacer las cosas bien, y estaba decidido a llevar esa misma mentalidad en Osos y así hacer valer mi pick.

¿Si te tuvieras que comparar, en cuanto cambio como jugador el Edgardo que empezó en la liga con el actual?

– Mas allá de lo físico, ahora tengo una visión y entendimiento dentro de la cancha mucho mas amplia. Saber qué observar en el rival para así obtener pistas de la jugada que puede venir, tener en claro en qué situación nos encontramos y de esta forma tratar de anticipar una jugada, estar consciente de las asignaciones de cada uno y entender que si uno se preocupa por realizar únicamente su asignación, la jugada será positiva.

Esas son algunas de las cosas que he aprendido, gracias al trabajo con mis coaches y compañeros.

¿Qué te dijeron tus amigos y familiares allá en Panamá cuando se enteraron que ibas a jugar football aquí?

– Mis Madre se sorprendió, ya que sabe que es un deporte agresivo, pero siempre me apoyó y me pedía que tuviera cuidado y no me lesionara!

El resto de mis familiares y amigos estuvieron contentos con la noticia y me desearon lo mejor!

¿Cómo son con vos, te siguen, te critican, son muy duros?

– Siempre es importante exigirse lo más que se pueda para obtener los mejores resultados. Los coaches ven el potencial que hay en uno, y te van a exigir en los entrenamientos y partidos para que siempre mejores como jugador. Actualmente soy uno de los pocos DBs veteranos que quedan, así que hay una mayor exigencia, hasta con uno mismo, para desempeñarse lo mejor posible en la posición y ayudar a los nuevos jugadores a mejorar.

¿Quién es tu critico/a más duro?

– Considero que yo soy mi más duro crítico. Si tengo un mal partido, me voy a casa con eso en la cabeza y repaso las jugadas una y otra vez y trato de buscar la forma de mentalizarme para evitar cometer los mismos errores. Es duro llevarse a casa una derrota sabiendo que cometiste un error, por más leve que sea, en un momento clave del partido. De igual forma, si tengo un buen partido, me voy contento pero con ansias de ver los videos, así puedo ver todo lo bueno y lo malo, para ir viendo la evolución de mi juego partido a partido.

¿Cuáles eran tus sueños o ambiciones al empezar a jugar football y cuales son ahora?

– Al principio yo solo quería poder jugar y aprender, era feliz con eso. Ahora, después de años de trabajo con el equipo, mi mayor sueño es ayudar a OSOS a ganar el Austral!

¿En el caso de volver a vivir a tu país, intentarás jugar football?

– Lo he pensado, tengo amigos que juegan en la liga de Flag Football en Panamá y me dicen que me una, pero es un ritmo de juego totalmente diferente…extrañaría los golpes.

Pero si regreso físicamente bien a Panamá, es probable que intente jugar contact football nuevamente.

¿Cuál fue el mejor y el peor momento que hayas vivido en Osos?

– El mejor momento que sentí fue ver que después de meses y meses de trabajo, sudor, tristezas, esfuerzo y cambio de mentalidad, logramos llegar a las semifinales en la temporada 2012.

El peor momento ocurrió en esa misma semifinal, cuando dejamos escapar el partido en sus momentos finales por errores propios. Fue una semifinal un tanto agridulce.

¿Qué significa para Edgardo Noriega jugar football en Osos Polares?

– Jugar en OSOS es una parte muy importante en mi vida, significa esfuerzo y superación. A pesar de haber tenido varias temporadas negativas, haber sido considerado por otros como un equipo ”fácil“, y pasar por muchos cambios, el equipo se ha mantenido unido y ha demostrado que con orden y esfuerzo podemos lograr nuestros objetivos. Este tipo de situaciones forma carácter, no cualquiera puede estar en lo más bajo, soportar críticas y a pesar de eso seguir con la cabeza en alto, luchando y siendo positivo. Esto ha cambiado mi manera de ver las cosas, todo lo que he aprendido en el equipo lo puedo aplicar al diario vivir.

Además, he conocido amigos geniales y vivido experiencias únicas que las recordaré toda la vida.

¿Cómo te definirías como jugador?

– Me gusta jugar en equipo, no soy un jugador individualista y siempre trato de hacer lo mejor para el equipo.

¿Hay mucha diferencia en cómo viven los jugadores y familiares el football aquí y en Panamá?

– Si mucha, acá en Argentina la mayoría de las personas que se juntan en bares y restaurantes para ver los partidos son extranjeros. Hay algunos argentinos a los que le llama la atención y ven los partidos, pero lo dejan hasta ahí.

En Panamá hay bastante fanaticada, es común reunirse un domingo a la tarde a ver los partidos y hacer una barbacoa. Igualmente, los partidos de football NCAA también son muy vistos y promocionados por bares y demás. Finalmente, los partidos locales tienen bastante convocatoria del público y muchos son cubiertos por diferentes medios de comunicación.

¿Siguen las temporadas de Osos Polares?

– ¡Seguiré en Osos hasta que mi cuerpo me lo permita!

Esperemos por el bien del equipo y la tranquilidad de la nación polar que su cuerpo le permita muchos años más.

Por Osos Polares Football Americano