Entre infortunios y desatenciones

Una nueva fecha se disputó en el club Champagnat, la Manada no pudo vencer a Cruzados y cayó por 9 a 28, en el cierre de la de jornada.

El comienzo de la ofensiva Polar tuvo una desafortunada salida relámpago luego de que un pase de Mathias Crespi fue interceptado por Victor Botto (LB), que la devolvió hasta las 27 yardas de Osos en la repetición del primer intento.

Por su parte, Cruzados hizo sufrir a su adversario. La arremetida la produjeron a través de acarreos alternados entre Nicolás Crespo (HB) y el propio mariscal Joaquín Pérez Curiel, quienes lograron quebrar en cada intento por el centro a la defensa hasta llegar a la cuarta yarda, de la cual no pasaron, el último down, salvados por Brian Prigoshin (S) que consiguió la deflexión de un pase que iba directo a la end zone.

De forma análoga, en esta oportunidad, Osos obtuvo excelentes resultados con corridas del líder Crespi, renovó intentos dos veces y sumó a su haber 39 yardas. Situados en las 43 rivales, Crespi, luego que se escapara de un defensor, alcanzó a visualizar a Guillermo Herrera (WR) dentro de las cinco yardas rivales, y luego éste cosechó los primeros puntos del equipo al ingresar en la zona de anotación, 6-0 se abrió el tanteador.

No obstante, la alegría duró muy poco, los dirigidos por el coach Luis Jiménez ganaron terreno con un pase a Nicolás Saettone, un acarreo de Pérez Curiel los llevó a pisar campo contrario; una vez más, el avance por tierra del mariscal los posicionó en las 28 yardas. Posteriormente, el touchdown devino de un aéreo a Pedro Urzúa que se hallaba en la end zone; sumado al extra marcado por Santiago Palacio, la Hermandad revirtió el resultado a 6-7.

Sin encontrar el rumbo Osos Polares, los de en frente sacaron provecho de cada ingreso al campo. Con un sólo intento obtuvieron el primero y diez a través de Saettone, Pérez Curiel consiguió la segunda renovación; después del intento con Saettone y en el que fueron penalizados, Cruzados cosechó su segundo touchdown mediante un pase que fue ligeramente desviado por Prigoshin y que cayó en la manos de Agustín Ristori, que transformó en puntos, 6 a 14 se incrementó la diferencia.

A pesar de las tentativas de la Manada, el protagonismo se lo llevó la Hermandad. Un ingreso, una anotación, en esta oportunidad, el escurridizo Pérez Curiel se llevó la gloria. Sólo dos downs le fueron suficientes para conseguir introducirse en la zona de anotación, en un embarque que comenzó desde sus propias 33 yardas, sin el extra convertido, el marcador se puso 6-20.

El final de la primera mitad culminó con el ataque de Osos en el que además de no poder salir de su campo también sufrieron la captura de su mariscal por Emerson Martínez (DL).

El segundo tramo transcurrió de igual forma, si bien Cruzados no consiguió transformar todas sus intervenciones en puntos, la superioridad fue notoria desde el arranque. Los artilugios iniciaron con envíos a Urzúa para el primero y diez, la presencia de Crespo se hizo presente, primero intentando acarrear el balón y luego en una jugada en la que amagan un avance por tierra, Crespo recibe el handoff y luego le envía el ovoide a Marcelo Steinborn (WR); nuevamente Steinborn es la opción de juego, se ubican en las 24 polares, El mariscal se hace cargo y obtiene la renovación, y finalmente un aéreo a Urzúa corona toda la acción para el 6-26.

La mala fortuna de la Manada continuó, Pérez Curiel también presente en la defensa de su equipo intercepta el balón y pone otra vez a su unidad ofensiva en el campo pero no movieron el tanteador. De la única forma en la que Osos consiguió sumar puntos fue por medio de un field goal. Previamente, el ovoide había sido recuperado con una intercepción de Alfonso Mejía (S) y devuelta hasta las 17 yardas contrarias. Con las cercanía al end rival, hubo un cambio de mariscal, Prigoshin tomó el puesto y jugó con Crespi de receptor en un pase que los dejó a escasas 3 yardas, Sin embargo, Ariel Pérez Molina (DL) captura a Prigoshin, y luego sólo recularon, por lo que Pablo Giglio ejecutó la patada a los palos para disminuir la diferencia a 9-26.

Sobre el final del encuentro, un lujo más se adjudicó la Hermandad. Después de haber finalizado su ataque con una patada fallida a los postes, la defensa capturó al mariscal en las 6 yardas polares y posteriormente Martínez cosechó un safety, 9-28 fue el resultado que dio por terminado el partido sin que la Manada pudiera hacer más.

Osos Polares tendrá dos semanas para continuar puliendo sus estrategias antes de enfrentarse a Jabalíes por la fecha diez, en el cierre de la jornada.

Por Pamela Lemuz