Luchando hasta el último segundo

Llegó el frío y con ello el comienzo de la tan esperada onceava temporada de Football Americano Argentina. Por la primera fecha se enfrentaron Cruzados y Osos Polares, encuentro en el que resultaron victoriosos los locales por 28-21.

 
Osos Polares se midió frente a un duro rival en el primer partido de la jornada, el último y bicampeón Cruzados, quienes arrancaron con la posesión del balón desde sus propias 19 yardas. En esta ofensiva del conjunto vestido de verde, las jugadas se vieron frustradas por una efectiva defensa de la manada que sólo les cedió unas pocas yardas y los obligó a realizar un despeje en su último intento.

Pero los errores de Osos empezarían a aparecer, en principio con un false start, luego un fumble cometido por Brian Prigoshin y el posterior recupero de la posesión de Franco Sudiro. En este nuevo avance por parte de Cruzados, el equipo, con la recepción de Pedro Urzúa (WR), consiguió abrir el marcador, 7-0 con la conversión de Palacios.

El turno de atacar ahora estaba del lado de la manada, que al igual que su adversario, no encontraba un buen rumbo; con los acarreos de Nicolás Aguirre (RB) frenados sin ninguna ganancia, la única forma de ganar terreno fue mediante un aéreo para Prigoshin (WR). Un nuevo pase no daría el resultado esperado, la intercepción de Joaquín Perez (LB) sellaba la escasa arremetida polar.

La escuadra liderada por Tomás Haberl (QB), ubicada en las 35 yardas contrarias, obtuvo un excelente avance con su halfback Joaquín Salto y su llegada a las 13 yardas logrando renovar intentos. Pero luego de ganar un par yardas nuevamente con su corredor, sólo efectuó un pase incompleto y un acarreo detenido por Jan Lucas De Hoop (CB), quien después salvó a su equipo en el último intento en el que Cruzados se dispuso a patear a los postes impidiendo que lo concrete.

Nuevamente con el equipo ofensivo en el campo de juego, las tres renovaciones que consiguió la manada mostraron su mejoría. El primero con el avance terrestre con Aguirre, el segundo vía aerea con De Hoop y, finalmente, por su líder Mathias Crespi (QB) que restó yardas por recorrer en dos oportunidades. En el tercer intento, lo más lejos que llegó fue a las 32 yardas de su adversario. Posteriormente sufriría otra intercepción de Perez Curiel, que echó por tierra el buen trabajo de Osos.

El siguiente ingreso de Cruzados no fue significativo, y mucho menos lo fue el de Osos que volvió a caer en una intercepción que lamentaría en el siguiente ataque de los dirigidos por el coach Luis Jiménez. La jugada comenzaba un poco complicada con la pérdida del balón por parte de Salto pero que lograban recuperarlo; después de un pase incompleto, Haberl conectó con su receptor derecho, Urzua,  posicionado dentro de la zona de anotación. De esta forma, con el extra convertido por Palacio Santiago (K), aumentaron la diferencia a 14-0.

No solo su ofensiva fue tomando impulso sino que su unidad encargada de la defensa también se mostró mas certera, Sebastian Abbruzzini (LB) interponiéndose en los aéreos y, por otra parte, Perez Curiel y Victor Botto (LB) en la captura del mariscal Crespi. Con el ovoide en sus manos, Haberl le envió un pase de casi 30 yardas a Agustín Ristori (WR), que se encargó de transportarlo hasta obtener la anotación; sumado a ello el extra de Palacio, Cruzados marcó el 21-0.

Sin embargo, la manada no se iría con su tanteador en cero. Con poco tiempo para finalizar la primera mitad, consiguieron situarse cerca de la end zone luego de la gran devolución de kickoff de Alfonso Mejia. Consiguieron anotar el descuento mediante un pase de Crespi a Nicolás Moresi. De modo tal que se fueron al intervalo 21-7 con la posterior conversión de Giglio.

En la segunda parte del partido, Osos volvió a sufrir una intercepción de Perez Curiel y, al igual que en la anterior, ésta también le traería un efecto negativo. Después de dos primero y diez, un pase a Marcelo Steinborn (WR) colocaba a Cruzados a solo dos yardas de la máxima puntuación, que indefectiblemente culminó por ser una anotación, otra vez de Urzua. Una vez más el extra de Palacio contribuyó en el incremento de la brecha, 28-7.

Cuando todo aparentaba que sería una victoria abultada de Cruzados, los dirigidos por Hugo Ferreyra empezaron a despertar. Desde su defensa, Prigoshin, Guillermo Herrera (SS), y Pablo Zamora que capturó a Haberl, fueron fundamentales para frenar el avance de su rival.

Sin perder tiempo, su escuadra ofensiva también ingresó con mayor seguridad. En esta oportunidad, el protagonista fue Aguirre quien por medio de acarreos cosechó su primera anotación. El extra convertido por Pablo Giglio, la diferencia se redujo a 28-14.

A partir de ese momento, solo hubo lugar para una anotación más y le correspondería a Osos Polares. En defensa, Brangold, Herrera y Zamora fueron los encargados de que no les convirtieran mas puntos. Pese a haber sufrido otra intercepción, ésta no acabó en un mayor peligro.

Por su parte, los liderados en ataque por Crespi dieron su última gran marcha, que inició desde sus propias 20 yardas. En una combinación de pases con Prigoshin, ganancias terrestres con Aguirre, del propio mariscal y un pase para el broche de oro con De Hoop, el resultado final fue de 28-21.

Osos Polares terminó su primer encuentro con derrota, pagando muy caro las intercepciones. Sin embargo, en la segunda mitad se mostró mucho mas equilibrado en sus unidades de ataque y defensa.

La próxima semana se enfrentarán a Corsarios por lo que será un semana para trabajar sobre sus errores y ofrecernos más de lo visto en la última parte.

Por Pamela Lemuz
Foto de Tapa: www.ososfootball.com