No se pudo robar el tesoro

Caida frente a Corsarios
La victoria de la decimoquinta fecha se la llevó Corsarios al ganarle a Osos Polares por 41 a 21. Con este triunfo, los Piratas se mantienen entre los tres de arriba, presentando un muy buen nivel en esta temporada. Por el otro lado, la Manada no consigue obtener una conquista que lo saque del fondo de la tabla.

Un clima espectacular en el club Comunicaciones para recibir un partido importante para ambos equipos, Corsarios para continuar dentro de los primeros puestos y, Osos para jugarse sus últimas chances de lograr un lugar en los playoffs.
El primer ataque le correspondió al conjunto de negro que partieron desde su yarda 5. Con dos acarreos avanzaron hasta las 12 pero, por cometer un holding tuvieron que retroceder a la yarda 6. En su tercer intento, Nicolás Alberto, muy atento, no dejó reaccionar al mariscal Federico Poy y lo llevó hasta su end zone para cosechar de esta forma los primeros puntos de la Manada con el safety, 2 a 0 se abrió el marcador.
Con una muy buena presentación de la defensa Polar, Corsarios tuvo que recurrir al despeje. Luego de éste, Osos emprendió su arremetida en las 38 del campo contrario. Con las garras afiladas, en pocos acarreos consiguieron obtener el 1ro y 10 tras la llegada del propio QB Brian Prigoshin hasta las 24 contrarias. Sin desaprovechar ninguna oportunidad, ubicados en los 19 rivales y en su último intento, el running back Juan Ares intentó a los postes, lo convirtió, pero por formación ilegal no fue convalidado y el equipo tuvo que recular. Pese a ello, Ares volvió a patear a los postes y esta vez sí marcó un gol de campo de 34 yardas, poniendo el tanteador 5-0.
Nuevamente con la posesión del balón, los Piratas tratan de romper la defensa Polar, pero éstos no les permitieron siquiera que abandonaran su campo de juego y por downs terminaron con su ataque.
El turno ahora sería para los locales, quienes, sin perder ritmo, se adjudicaron el primer touchdown del partido en su tercer intento, jugada que partió con un pase directo de Prigoshin para Ares, quien luego corrió 38 yardas y recibió el balón casi dentro de la zona de end. Además de ello, concretó el punto extra y aumentó la diferencia a 12-0.
Después de dos ingresos sin obtener ningún resultado, el escuadrón ofensivo despertó y estando muy cerca, a 4 yardas de la zona de anotación, Tomás Kouba abrió la cuenta de su equipo 12 a 7, con el extra marcado por Rodrigo Zagni. A partir de este momento, se comenzaron a vislumbrar errores en lo que hasta ese entonces se había mostrado una atenta, rápida y segura Manada.
Con una oportunidad que dejó pasar Osos, el conjunto dirigido por Cesar Liatti continuó desplegando su tropa, arrancaron desde su yarda 11 y con un acarreo ganaron 7 yardas, en las dos siguientes, la defensa los frenó pero por una infracción que les cometieron, avanzaron hasta las 21 yardas de su campo. Y todo lo que al principio les había costado, Poy como todo buen líder se hizo cargo del timón y emprendió su hazaña adquiriendo dos renovaciones, la primera al llegar a sus 35 yardas y acto seguido piso terreno polar para posicionar a los suyos en las 30; en su siguiente intento, delegó el mando a su compañero Kouba que no defraudó y anotó un touchdown. Elevados en confianza, marcaron dos puntos con un aéreo que recibió Juan Cruz Elizalde, pasando a ganar 12 a 15.
Osos Polares perdió la concentración y esto les iba a costar muy caro, sin conseguir nada en su turno, Corsarios volvió al ataque. El fullback Elizalde, con un acarreo se encargo de ubicarlos en las 11 de la Manada. Por una falta tuvieron que retroceder 10 yardas, pero eso no impidió que Poy luego ingresara por el medio en la zona de anotación. Y ampliara las diferencias a 12- 21. Una oportunidad le quedaba a Osos pero, no se produjeron modificaciones y se fueron al descanso.
En la segunda mitad, la escuadra al mando de Hugo Ferreyra inició jugando en la yarda 21 de su rival. Al no conseguir progresar, en su cuarto intento Ares volvió a hacer empleo de una efectiva patada para convertir un gol de campo que les permitió mantener la ilusión, acortando la brecha 15 a 21.
Sin embargo, los piratas no se detuvieron, iniciaron su ofensiva en sus 25. Luego de un acarreo de 5 yardas, Elizalde consiguió renovación tras otro acarreo que culminó en las 40 yardas. En las posteriores jugadas, hizo su aparición Maximiliano Casas en primera instancia ganando terreno hasta los 31 de su adversario y luego, marcando un touchdown luego de recibir pase de su QB. De este modo el tanteador ascendía a 15- 28, con el extra anotado por Zagni.
Pero, la Manada no se daría por vencida fácilmente, en el despeje de Corsarios Rubén Corsico atrapó el balón y posicionó a Osos en las 36 contrarias. Por una infracción que sufren, avanzan hasta los 26. Una mala salida los lleva a retroceder a los 38 de su campo, al siguiente intento Prigoshin es derribado por Daniel Andreotti. En la jugada consecutiva, el mariscal optó por pasarle nuevamente a Ares, quien se aferró al balón y no se desprendió de él hasta pisar la zona de end de sus adversarios para poner el 21 a 28.
Una nueva posesión del balón por parte de la horda de negro sería suficiente para acabar con el desempeño de la Manada. Arremetieron desde los 39 de sus oponentes. Con dos acarreos Poy consiguió el 1ro y 10. Y, en los próximos intentos el avance continuó hasta los 21, una vez más, el capitán Poy resguardó la ovalada hasta depositarla en tierra firme y dejar el marcador 21 a 35.
Por el lado de conjunto de azul ya no habría más puntos. Por el contrario, a Corsarios le quedaban aguas por recorrer, parados en las 29 yardas de Osos, con un acarreo de Kouba ganaron apenas dos yardas. En el siguiente intento, el pirata Poy, lejos de tener una pierna de palo, se abrió camino por el lateral y no paró, consiguió el touchdown y sentenciando el partido 21 a 41.
Osos Polares no se pudo robar el tesoro de los Piratas, perder la concentración y caer en faltas hizo que el encuentro se les hiciera cuesta arriba. Pero, no hay que sacarle el merito a Corsarios que logró revertir la situación y desplegar su excelente juego. A la Manada solo le resta disputar sus últimos encuentros, primero frente a Cruzados y después le toca contra Legionarios..

Por Pamela Lemuz