Sín victoria, pero con una gran batalla

Derrota en el clasico
El football americano volvió a Comunicaciones. Luego de tener varias postergaciones por lluvias, la temporada finalmente dio inicio este domingo, día especial debido al encuentro del seleccionado argentino de fútbol en el Mundial Brasil 2014.

Con la semana 1 por recuperar, Osos Polares hizo su primera presentación frente a su clásico rival Tiburones, al que no logró vencer y cayó por la mínima diferencia de 14 a 15.
La Manada efectuó su debut en el segundo turno de la jornada, un marco magnifico para el cierre ya que estos dos equipos se conocen mucho y siempre brindan un gran partido atractivo para los espectadores.
El kick off estuvo a cargo de Osos Polares por lo que, después del mismo, Tiburones inició su ofensiva desde las 33 yardas contrarias.
Si bien ningún equipo tuvo un buen arranque, los Escualos fueron los que peor rindieron; cometieron dos false start y en su 3er intento por iniciar, Allan Kotliar (QB) se vio frustrado por Christian Brangold (LB) primero tackleando a su corredor y luego capturándolo antes de que pueda hacer su pase, no solo dejándolos sin ninguna chance de avanzar sino que también logrando que reculen, para finalmente recurrir a un despeje que deje a su adversario lo más lejos posible.
Por su parte, los conducidos por Brian Prigoshin (QB) presentaron un juego menos trabado pero con poco resultado. Su despliegue se basó en lo aéreo, sus dos primero intentos resultaron escasos en cuanto a yardas por recorrer; luego de un pase incompleto, Prigoshin optó por correr el mismo pero fue tackleado sin conseguir el 1ro y 10.
La segunda puesta en marcha de la ofensiva de Tiburones no duraría mucho. Kotliar decidió ir por tierra con Augusto Bazán (RB) y no obtuvo ganancias, en su 2do down vuelve a hacer la misma jugada pero Bazán incurre en un fumble en la yarda 31 que es recuperada por el atento Adrián Geremia (LB), que de esta forma regresó a los dirigidos por Hugo Ferreyra al ataque.
Esta vez, Osos Polares prueba con los acarreos. La línea ofensiva favoreció el correcto andar de Kevin Golberg (RB) que obtuvo 9 yardas en dos intentos. En el 3er down, Prigoshin direccionó su pase a Mathias Crespi (WR) que consiguió renovar downs dejándolos en las 16 yardas de Tiburones. Y situados a corta distancia, el mariscal se jugó por un aéreo a Alfonso Mejia (WR), que se introdujo por el lateral izquierdo, recepcionó dentro del end zone. Abriendo el marcador 7-0, con el extra convertido por Pablo Giglio.
Esta racha continuaría, el equipo especial de la Manada comandada por Giglio que ejecutó el kickoff consiguió que sus oponentes empezaran desde sus propias 22 yardas. Tiburones sin encontrar su ritmo de juego y reincidiendo en faltas retrocedían en su campo. No obstante, la defensa Polar fue muy importante desde la presión que le ejercían; Brangold aumentando el terreno por recorrer de los Escualos, Jan Luca De Hoop (CB) frenando sus acometidas, malogrando pases de Kotliar y, una vez más no le dejaron otra alternativa que acudir al despeje. Y en esta instancia no se hicieron ausentes los equipos especiales polares, con mucha agilidad taparon el balón en el inicio del puntapié, recuperándolo en las 22 yardas de Tiburones.
Rápidamente ingresó la ofensiva de Prigoshin y de la misma forma adquirieron su segundo touchdown, en esta ocasión, con el acarreo de Golberg también por su lado izquierdo. Con el extra anotado por Giglio, la Manada aumentaba la diferencia 14 a 0.
De a poco, los Escualos comenzaron a reaccionar. Con el balón en su posesión, empezaron a generar peligro por tierra con Bazán que ganaba en cada intento y, tan solo dos le fueron suficientes para cosechar su 1ro y 10. La táctica siguió con Bazán pero al no dar resultado, Kotliar le dio actividad a sus receptores alcanzando buenos beneficios; Diego Tilger con 5 de ganancia y Federico Maurice con 10 para una nuevo serie de 4 intentos.
Ubicados en las 19 yardas de Osos Polares, en la defensa de la Manada fueron vitales Brangold y De Hoop para evitar que sus rivales se acercaran a su end. Y, al parecer la mejora de Tiburones venia en detrimento de la de Osos.
Luego de finalizar los Escualos con su ofensiva, la Manada iniciaba la suya en su terreno desde las 13 yardas. Por una infracción deben retroceder, una salida con Golberg los deja aún más cerca de su zona, a 5,5 yardas. En esta jugada, Giglio, guardia derecho y pateador, resultó lesionado y debió abandonar el campo de juego. Una corrida del mariscal los llevó nuevamente hasta sus 13; seguidamente, en cuarto intento, el snap de su centro de punt Rubén Córsico, que sale desviado y largo, deriva en un safety que le dan sus primeros tantos a Tiburones, 14-2.
A partir de ese momento, las cosas serían más claras para los dirigidos por Allan Kotliar. El quarterback le dio presencia a quien conoce muy bien Matías Bezruk (RB), y no le falló en absoluto. Emprendieron su ataque desde los 32 de su terreno y en su 1er down se apoderó del balón y no paró hasta llegar los 37 yardas de sus adversarios, obteniendo una renovación. Una nueva salida con Bezruk les dio un pequeño avance, con 2 y 8 por delante, esta vez la cosecha sería vía aérea con un pase a Agustín José Barraquero que no detuvo su andar hasta las 13 yardas de Osos, frenado por Stefano Zucchi (LB), consiguiendo de todas formas otros 4 intentos para su equipo.
Con poco campo por delante, el descuento se continúo por tierra nuevamente con Bezruk haciéndose cargo y protegiendo el ovoide, primero llegando a los 10 y luego para dejarlos a escasas 6 yardas de la zona de anotación. Para cerrar esta arremetida, Kotliar optó por enviarle un pase a Gonzalo Paz Videla (WR) que no decepcionó y la atrapó dentro de la zona, reduciendo la diferencia a 14-9. Resultado con el que se fueron al entretiempo.
En la segunda mitad, Osos Polares no dejó de dar pelea. En esta oportunidad, protagonizado por Golberg y la línea ofensiva que, en varias oportunidades, le permitieron al running back que acarreara por el medio para luego abrirse campo por los laterales. Arremetidas que arrancaron desde los 32 propios, que incluyeron dos renovaciones, finalizando su acometida en las 23 yardas contrarias. Pero, la defensa se puso firme, dijo basta y no permitió que la Manada continuara su despliegue.
En esta parte, solo habría lugar para una anotación más. Y fue para Tiburones, la cual derivo del despeje efectuado por Osos y en el que Antonio Coleman mostró un amplio dominio en el terreno colocando a su escuadra en las 15 yardas de Osos. El resto, Kotliar aplicó la formula que le dio grandes resultados, por tierra primero con Bazán y luego con el infaltable Bezruk en dos ocasiones; con el conteo 4 yardas, 1 y gol y el broche de oro, respectivamente. Concluyendo con el que fue el marcador final de 14 a 15 a favor de Tiburones.
Osos Polares brindó su mejor juego y no se la hizo para nada fácil a su adversario, intentó y por momentos encontró el lado débil de los Escualos. Pero, sus contrincantes fueron más efectivos y se llevaron la victoria por la mínima diferencia, adjudicándose su primer triunfo en esta temporada 2014..

Por Pamela Lemuz